Alimentos y bebidas que son malos para tus riñones

Alimentos y bebidas que son malos para tus riñones


Los riñones son órganos con funciones muy importantes, evitar o limitar ciertos alimentos puede ayudar a evitar que tus riñones se dañen. Cuando los riñones están dañados no pueden filtrar la sangre como deberían

El consumo excesivo de alcohol puede conducir a una insuficiencia renal.

FOTO: SHUTTERSTOCK

 

Los riñones son órganos con funciones muy importantes para que el cuerpo funcione con normalidad. Evitar o limitar el consumo de ciertos alimentos y bebidas puede ayudar a cuidar la salud de los riñones.

Una de las funciones principales de los riñones es eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo. Cuando los riñones se dañan y no pueden funcionar correctamente, se puede acumular líquido en el cuerpo y los desechos se pueden acumular en la sangre.

Los riñones también eliminan el ácido producido por las células y mantienen el equilibrio de agua, sales y minerales en la sangre. Los Institutos Nacionales de Salud señalan que los riñones ayudan a controlar la presión arterial, producir glóbulos rojos y mantener los huesos fuertes.

1. Alimentos con mucha sal

Consumir demasiada sal es malo para tus riñones. La sal es la principal fuente de sodio en la dieta,

Con una dieta alta en sodio, los riñones tienen una función reducida, se acumula más sodio y líquido en su cuerpo, lo que resultará en una presión arterial más alta. Esto ejerce presión sobre los riñones y puede provocar una enfermedad renal. La Fundación Nacional del Riñón recomienda que las personas sanas no consuman más de 2300 mg de sodio al día.

Alimentos enlatados

Muchos de los alimentos enlatados contienen altas cantidades de sodio. La sal suele usarse como conservante para aumentar su vida útil.

Carnes procesadas

Las carnes procesadas como el jamón, las salchichas, salami y otros embutidos o carnes frías tienen un alto contenido en sodio y grasas saturadas. Pueden aumentar el riesgo de enfermedades crónicas y de muerte prematura.

Alimentos altamente procesados

Los alimentos altamente procesados como las comidas empaquetadas, instantáneas y prefabricadas pueden contener grandes cantidades de sodio, azúcar y aditivos, pero ser bajos en nutrientes.

2. Alcohol

El consumo de alcohol tiene efectos nocivos en el riñón, incluso sin beber en exceso. El consumo excesivo de alcohol puede conducir a una insuficiencia renal aguda que puede desaparecer después de un tiempo.

La Fundación Nacional del Riñón señala que también se ha descubierto que el consumo excesivo de alcohol duplica el riesgo de enfermedad renal crónica, que no desaparece con el tiempo.

3. Refrescos de cola

Los niveles altos de fósforo o ácido fosfórico contribuyen a la formación de cálculos renales. La soda, especialmente el refresco de cola contiene altos niveles de fosfato, este aditivo suele usarse para mejorar el sabor, prolongar la vida útil y evitar la decoloración.

Para reducir la ingesta de fósforo se debe limitar el consumo bebidas embotelladas que tenga fosfato como aditivo, como las cervezas y el refresco de cola.

4. Bebidas azucaradas

Las bebidas azucaradas son la principal fuente de azúcar añadido en la dieta. Un estudio publicado en Clinical Journal of the American Society of Nephrology encontró que aquellos que consumían la mayor cantidad de refrescos, bebidas de frutas endulzadas y agua tenían un riesgo 61 por ciento mayor de desarrollar enfermedad renal crónica.

Por: Alba Hernández


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales 

Publicar un comentario

0 Comentarios