AMPARO: ¿ACCIÓN O RECURSO?

AMPARO: ¿ACCIÓN O RECURSO?

 

Lic. Romeo Trujillo Arias/Abogado.

 

La locución latina “Error communis facit ius”, puede traducirse en español como: "El error común crea derecho".

 

El uso correcto del lenguaje jurídico es la principal herramienta de todo jurista. Ejercer el Derecho de una manera eficaz implica el empleo de un correcto lenguaje jurídico.

 

Quizás para algunos letrados y hasta juzgadores (lo he presenciado), resulte irrelevante el uso indistinto de "acción" o "recurso" para referirse al Amparo.

 

Pero resulta que la importancia de diferenciar ambas terminologías radica principalmente, en que la Constitución Dominicana (art. 72) ni la ley 137-11 sobre los procesos constitucionales, en ningún momento utiliza para referirse al Amparo (excepto en el artículo 67 de la ley 137-11, de cuya lectura resulta evidente que se trató de un desliz del legislador), el término "Recurso", y ello se debe a que la misma no encaja en lo que son los recursos del derecho común, dígase los recursos ordinarios (apelación y oposición) ni los extraordinarios (casación, tercería, revisión), porque la misma no tiene por objetivo atacar decisiones jurisdiccionales (TC/0013/22).

 

A diferencia de la derogada ley 437-06, que sí se refería al Amparo como un recurso, pero esto fue corregido por la Constitución y la actual Ley 137-11.

 

El Amparo es más bien una acción "sui géneris" tendente a salvaguardar derechos fundamentales.

 

Por lo que, a la luz de la actual Constitución y de la citada ley 137-11, no "suena" bien, ni es correcto decir "Recurso" para referirse al Amparo (art. 65 y ss), al Hábeas Data (art. 64) y al Hábeas Corpus (art. 63), sino, que lo correcto es utilizar el término "acción" para referirse a cualesquiera de ellas.

 

En definitiva, si bien es cierto que cuya inobservancia no acarrea la nulidad ni sanción alguna, máxime cuando el juez de Amparo puede, en principio, y por el principio de oficiosidad, recalificar o darle la verdadera fisonomía a la acción, no menos cierto es, que el uso incorrecto de los términos adecuados, denota o demuestra cierto desconocimiento y poco dominio por parte del letrado o juzgador, del lenguaje jurídico y de las nuevas e innovadoras terminologías jurídicas.


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales 




Publicar un comentario

0 Comentarios