Colesterol alto: estos son los peores hábitos de bebidas después de los 50 años

Colesterol alto: estos son los peores hábitos de bebidas después de los 50 años


Llega una edad en la que todos debemos protegernos del colesterol alto y sus peligrosas consecuencias en la salud cardiovascular. Mucho se ha dicho sobre los hábitos alimenticios que afectan, el día de hoy hablaremos sobre las costumbres de bebidas que debemos detener. Sobre todo después de los 50 años de edad

    

     Cuando hablamos de colesterol alto, lo que bebemos y comemos es igual de importante. De acuerdo con los expertos, el excesivo consumo de alcohol, refrescos, bebidas y cafés endulzados puede incrementar el riesgo.

FOTO: PHOTO BY ELEVATE ON UNSPLASH / UNSPLASH

 

El colesterol alto es el antecedente por excelencia de las enfermedades cardiovasculares y uno de los diagnósticos más recurrentes en consulta médica. Lo cierto es que es algo difícil de combatir, especialmente a medida que envejecemos y es importante saber que los altos niveles de colesterol LDL “malo” por desgracia aumentan el riesgo de sufrir ataques cardíacos, arterias obstruidas y derrames cerebrales. Han salido a la luz numerosos estudios que buscan entender más sobre lo que afecta los niveles de colesterol en una persona; desde la genética, la dieta, los hábitos de estilo de vida y más. Y cada vez está más claro que la genética juega un papel más importante en la forma en que el cuerpo procesa el colesterol y el riesgo de tener un colesterol alto. Aún así, existen algunos hábitos alimenticios que pueden exacerbar o llevar a un colesterol alto. Mucho se ha hablado sobre los peores hábitos de comida relacionados con el colesterol alto. Sin embargo el día de hoy hablaremos sobre los hábitos de bebidas que también es oportuno omitir, sobre todo después de los 50 años de edad.

1. Beber cantidades excesivas de alcohol

A estas alturas todos sabemos que un consumo excesivo de alcohol nunca

estará bien visto, deteriora la salud en diferentes aspectos. Sin embargo, mucho se ha dicho sobre el consumo moderado; inclusive muchas culturas consideran que una copa de vino diaria es una parte importante de una dieta saludable. En exceso y de forma recurrente, el alcohol puede aumentar los niveles de colesterol en sangre. Lo que sucede es que el alcohol se puede convertir en grasa cuando se metaboliza y también puede aumentar un tipo de colesterol llamado ‘triglicéridos'”.

Consumo de alcohol./Foto: Unsplash

2. Demasiadas bebidas azucaradas

Sobre el excesivo consumo de azúcar todo se ha dicho, no solo es una sustancia altamente adictiva; se relaciona con un mayor riesgo de padecer todo tipo de enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, afecciones cardiovasculares, depresión, deterioro mental y daño cerebral. Se sabe que una de las medidas más contundentes para proteger la salud y vivir más es evitar el consumo de alimentos procesados que tienden a ser ricos en azúcares añadidos. Y sucede lo mismo con las bebidas endulzadas con azúcar como los refrescos y jugos procesados, si bien siempre deben consumirse con moderación: aún mas después de los 50 años de edad y sobre todo en las personas con antecedentes de enfermedades cardiacas y colesterol alto. De hecho, se ha comprobado a través de diversas referencias científicas que las bebidas azucaradas se encuentran entre las bebidas que más contribuyen al colesterol alto. De acuerdo, con un estudio de 12 años que involucró a 6,000 participantes encontró que las bebidas endulzadas con azúcar fueron consumidas más por aquellos con colesterol alto que aquellos con colesterol normal en el estudio.


Refrescos./Foto: Shutterstock


3. No beber suficiente agua

A veces, no se trata solo de las bebidas que deben evitarse, sino también de las bebidas que puede necesitar más. Y claro que el ejemplo perfecto es el agua, si bien todos sabemos que es una medida simplemente fundamental para mejorar la salud y aunque no lo creas para reducir el colesterol alto. El cuerpo necesita una cantidad decente de agua para las funciones del metabolismo y otros procesos, por lo tanto mantenerse bien hidratado puede ayudar a reducir el riesgo de colesterol y triglicéridos altos.

 Beber agua./Foto: Pexels


4. Alto consumo de bebidas de café extravagantes

El café en sí puede ser parte de una dieta saludable para la mayoría de las personas, especialmente cuando se consume negro o con una opción ligera de crema o leche vegetal. Sin embargo, el hábito de consumir cafés de cafeterías que se caracterizan por suculentas preparaciones con crema batida, chocolate, caramelo, y azúcares y grasas agregadas: hace que el café se convierta en una bebida muy poco saludable. Los cafés con crema extra, leche con alto contenido de grasa, crema batida o cremas saborizadas son ricos en grasas saturadas, lo que los hace malos para tratar de reducir los niveles de colesterol.

 Por: Lorenza Amor                  

 

Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales 

 


Publicar un comentario

0 Comentarios