Indocumentado acusado de asesinar a “roommate” en North Carolina le había prometido $15,000 por matrimonio por conveniencia


Erick Gael Hernández-Méndez, de 20 años, se había casado con Christina María Matos, de la misma edad, menos de una semana antes del asesinato; la supuesta intención del joven era obtener la "green card" o residencia permanente


Imagen ilustrativa de una ceremonia matrimonial.

FOTO: UNSPLASH

 

El hispano acusado de asesinar a puñaladas a su esposa en North Carolina le habría pagado $15,000 por el matrimonio por conveniencia para obtener la residencia legal o “green card” en Estados Unidos.

Erick Gael Hernández-Méndez, de 20 años, se había casado con Christina María Matos, de la misma edad, menos de una semana antes del asesinato, según indican documentos del condado Wake citados por The News & Observer este fin de semana.

Hernández-Méndez, acusado por el asesinato, supuestamente le había ofrecido a la joven los $15,000 para que se casara con él y poder permanecer en el país legalmente, según indicó una amiga de Matos.

No está claro si la muchacha recibió algún pago en relación con el alegado matrimonio acordado.

La pareja recibió la licencia matrimonial el 12 de febrero, y se casaron el 29 de marzo.

El asesinato de la hispana se reportó el domingo 4 de abril. Su cadáver fue hallado en el apartamento Signature 1505 de la calle Hillsborough, en Raleigh, que compartía con dos “roommates”; uno de ellos era Hernández-Méndez.

La víctima recién había cumplido 20 años el viernes.

Acusado enfrentaría la pena de muerte

Hernández-Méndez, quien además fue compañero de clases de Matos en el último año de escuela en Clayton High School, enfrenta un cargo de asesinato en primer grado.

De resultar convicto, el sospechoso se enfrenta a cadena perpetua o a la pena capital.

Hernández-Méndez buscaba convertirse en ciudadano legal

Amigos de la pareja indicaron al referido medio que entre ambos no había ningún interés sentimental.

Savannah Ferrell, amiga de la joven, dijo a ABC11: “El vino donde Christina con esperanzas de que se pudieran casar y él pudiera ser un ciudadano legal, y él prometió, ‘ok, si nos casamos, yo te doy $15,000 y nosotros estaremos como si estuviéramos separados y, eventualmente, nos divorciamos en tres años’. Christina tenía la completa intención solo de divorciarse, obtener su cheque y desaparecer”.

Según Ferrell, Matos planeaba utilizar el dinero para ayudar a su familia.

Otra amiga de la fallecida, identificada como Najiah Williams, dijo a la televisora que Hernández-Méndez asistió a la vigilia para recordar a la víctima esta semana, antes de que la Policía lo acusara criminalmente.

“El cargó los globos conmigo. El lloró en el auto conmigo. Yo no puedo comprender esto”, indicó Williams.

El Departamento de Policía de Raleigh dijo que los investigadores desconocen el estatus migratorio de Hernández-Méndez.

Eric Curry, portavoz de la oficina del condado Wake, indicó por su parte que el acusado no enfrenta  una orden de detención por las autoridades migratorias de Estados Unidos ni cuenta con récord criminal previo.

Hernández-Méndez  permanece en el centro de detención del condado sin derecho a fianza.

 Por: Marielis Acevedo


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales 

Publicar un comentario

0 Comentarios