EL PRÉSTAMO INFORMAL Y EL PAGARÉ NOTARIAL

 


El artículo 545 del Código de Procedimiento Civil, modificado por la Ley 679 del 23 de mayo de 1934, indica que además de las  primeras copias de las sentencias, también tienen FUERZA EJECUTORIA, los actos notariales que contengan obligación de pagar cantidades de dinero. 

 

CONVIENE SABER, que el pagaré notarial es un acto auténtico, y el artículo 1317 del Código Civil, instituye que: “El acto autentico es el que ha sido otorgado por ante oficiales públicos, que tienen el derecho de actuar en el lugar donde se otorgó el acto, y con las solemnidades requeridas por la ley”. 

 

En la práctica, la mayoría de las personas que se dedican a la actividad del préstamo de manera informal (prestamistas), prefieren hacer un PAGARÉ NOTARIAL a la hora de redactar un documento, que le dé confianza y garantía legal de su crédito, basado en la fuerza ejecutoria (título ejecutorio) del indicado acto; y de ésa manera, en el hipotético caso de que al término el deudor no cumpla con su obligación de pagar,  poder ejecutar dicho pagaré notarial, sin la necesidad de tener que acudir a un juicio o demanda en un tribunal.

 

CONVIENE SABER, que en el campo del préstamo informal, se prestan desde pequeñas cantidades, cientos de miles y hasta millones de pesos. 

 

El grave problema del prestamista con el PAGARÉ NOTARIAL,  es de que éste busca seguridad jurídica y garantía de su crédito, pero solamente quiere pagar el registro (Ayuntamiento, Dirección de Registro Civil y Conservaduría de Hipotecas ), en caso de que el deudor no pague y se vea en la obligación de tener que ejecutar el pagaré; lo que es totalmente incorrecto, ya que tan pronto se instrumenta un ACTO AUTÉNTICO (pagaré notarial), éste debe de llevarse a registrar de inmediato, de lo contrario, rompe con el orden del PROTOCOLO NOTARIAL (artículo 36 Ley 140-15), en el cual, el Notario debe de poner los folios en orden,  a todos las hojas del Libro contentivo de las actas notariales; e imposibilita de que el Oficial Público ( artículo 16 Ley 140-15) se vea en la obligación, de no presentar a LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA,  determinado pagaré notarial, por no poder ser incluido en la copia del Libro índice del protocolo correspondiente al año anterior (artículo 26 numeral 7 Ley 140-15). 

 

El prestamista que asiste a donde un Notario a hacer un pagaré notarial, y luego quiere solamente pagar el registro si se ve en la necesidad de su ejecución,   corre el riesgo, de que el Notario pueda morir, o una enfermedad le impida ejercer su función, y solamente el Notario tiene derecho a expedir copia (certificación o compulsa), cuando tiene  el original (artículo 44 Ley 140-15).

 

Dr. JOSÉ D. ALBUEZ CASTILLO

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales 

 

Publicar un comentario

0 Comentarios