ROBO O HURTO FAMÉLICO Y EL ESTADO DE NECESIDAD

  


El robo o hurto famélico, está definido como la sustracción de productos de primera necesidad por un individuo sin emplear los medios de violencia física o moral, para satisfacer sus necesidades personales o familiares del momento. En el derecho penal puede actuar como causa de justificación o eximente de responsabilidad, dentro del estado de necesidad. No todas las legislaciones contemplan esta figura como un estado de necesidad.

 

El estado de necesidad también puede recaer sobre el miserable medio desnudo expuesto a sucumbir de frío y que se apodera de ropas para cubrirse. 

 

Hace algunos años en Francia, el Tribunal de Chateau-Thierry declaró, aplicando el artículo 64 del Código Penal que exime de responsabilidad penal en caso de demencia, la exención de culpabilidad a una mujer que hambrienta se apoderó de un pan, sentencia que provocó largas discusiones.

 

Para algunos autores franceses, incluyendo Garreaud, considerado el padre de la teoría del estado de necesidad, basada en el régimen de la fuerza irresistible, se han pronunciado en el sentido de que el hambre, el frío, etc., pueden atenuar el delito, pero no destruirlo. Observan que si la extrema necesidad ha sido el móvil determinante que empuja a la acción, la criminalidad se debilita, pero el delito no se borra eternamente, porque la necesidad, cual que sea, no extingue en el agente el sentido moral, y por consiguiente deja subsistir la intención delictuosa.

 

Es interesante consignar que en el estado de necesidad la persona sacrifica el bien jurídico ajeno con miras a la salvación del bien propio: la vida, la integridad corporal, el pudor, el honor, ect. Por ejemplo, el que se apodera de un caballo para buscar un médico, el que obra a causa de su hambre extrema, el que viola un domicilio para apagar un incendio, realiza un acto para salvar un bien jurídicamente protegido, expuesto a verdadero peligro. 

 

En los tiempos modernos se han conocido numerosos casos de estado de necesidad por causa de hurto o robo famélico, que han llevado a los tribunales nacionales y hasta los franceses a aplicar, principalmente estos últimos, en sentencias que han provocado críticas favorables y adversas, las disposiciones del artículo 64 del CP, y a admitir que el autor ha sido constreñido por una fuerza irresistible y que por tanto, el acto pierde así todo carácter delictuoso.

 

En vista de que en nuestra legislación, que de manera expresa no se encuentra contemplado, los tribunales que han tenido la oportunidad de conocer de este tipo de casos (hurto famélico) se han nutrido del derecho comparado. Asimismo consideró, al igual que muchos países, que en caso de reincidencia debe desaparecer ipso facto, la oportunidad de aplicación de la figura del estado de necesidad como eximente de responsabilidad. 

 

Por último, y es un punto muy discutido, es lo relacionado a la proporcionalidad o cantidad de lo hurtado y las necesidades del imputado, entiendo que con relación a este punto, el mismo entra en lo que es la facultad discrecional o apreciación del juzgador, el cual deberá tomar en cuenta un sin numero de factores como la cantidad de hijos o personas que dependen del imputado, posición social, económica, laboral, etc., etc.

 

Lic. Romeo Trujillo Arias 

Abogado


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales

Publicar un comentario

0 Comentarios