EL DELITO DE SUSTRACCIÓN DE MENORES POR SEDUCCIÓN

EL DELITO DE SUSTRACCIÓN DE MENORES POR SEDUCCIÓN



La primera parte del artículo 355 del Código Penal Dominicano, modificado por la ley 24-97, establece que: "Todo individuo que extrajere de la casa paterna o de sus mayores, tutores o cuidadores a una joven menor de dieciocho años, por cualquier otro medio que no sean los enunciados en el artículo anterior, incurrirá en la pena de uno a cinco años de prisión y multa de quinientos a cinco mil pesos".

 

En esta ocasión estamos partiendo de la casuística de que la menor decidió irse voluntariamente con su seductor, es decir, sin que este último haya hecho uso de violencia, engaño o intimidación.

 

Los elementos constitutivos de este delito son: 1ro. Que la agraviada sea menor de edad; 2do. Que el raptor sea hombre; 3ro. Un hecho material de traslado de un lugar donde la menor de encontraba bajo la autoridad de sus padres (poco importa que la menor haya consentido en seguir a su seductor); 4to. Que el autor del hecho lo haya cometido a sabiendas de que la menor estaba bajo la autoridad de esas personas; y 5to. Que lo haya cometido con un fin deshonesto (B. J. 468, julio 1949, p. 560).

 

La edad debe establecerse a través del acta de nacimiento. En caso de ausencia de acta, irregularidades o contradicción, los jueces del fondo pueden recurrir a cualquier otro género o medio probatorio para establecer la edad de la joven sustraída. 

 

Hay que tener presente, que en virtud del principio "In Dubio Pro Reo", es decir, que a falta de acta de nacimiento para comprobar la exactitud de la edad, procede beneficiar al prevenido o imputado aplicando la escala más favorable (el mínimo). En una ocasión la corte de Santiago determinó al "ojo por ciento", que la menor "apenas puede alcanzar 16 ó 17 años", por lo que aplicó la pena mínima al imputado por la DUDA que imperaba por la ausencia de acta de nacimiento. 

 

Aunque debemos reconocer que hoy día la ciencia está muy avanzada y que existen mecanismos muy confiables que pueden determinar con datos certeros la edad de la menor, como son las pruebas dentales y otros.

 

Por otro lado, y esto es interesante, el citado artículo 355 exige la condición de que el raptor sea de sexo masculino y que la víctima sea de sexo femenino. No se admite, pues, la posibilidad del rapto por seducción de un hombre por un hombre y de una mujer por una mujer. Que cosa!!!!!!!

 

Es importante tener pendiente, que la sustracción es sancionable aun con el consentimiento de la raptada. Basta que la menor haya sido desplazada de la casa de sus padres o de sus mayores, tutores o cuidadores, seducida por su raptor. Pero no es indispensable comprobar que se haya llegado a consumar el contacto carnal, pues basta con la concurrencia de los elementos señalados en el mentado artículo 355 del CP (B. J. 507, octubre 1952, p. 1960).

 

¿Es sancionado por el citado artículo 355, el hecho de que el seductor sostenga relaciones sexuales en el hogar de la menor? Para la existencia del delito de sustracción de menores, previsto en la norma citada, es preciso, entre otros elementos, que la menor haya sido desplazada de la casa paterna o de sus tutores o cuidadores. 

 

¿Y en caso de FUGA VOLUNTARIA de la menor? Un reiterado criterio doctrinal supone acción positiva de parte del raptor y asentimiento. Este asentimiento -dice el profesor Sabastian Soler- es generalmente el resultado de la seducción, razón y fundamento para que este delito se le llame también rapto por seducción.

 

Por último, nuestra Corte de Casación creó un nuevo elemento constitutivo de la sustracción de una menor por seducción. Dice ese alto tribunal que es necesario "que lo haya cometido con un fin deshonroso o deshonesto". Realmente este quinto elemento constitutivo no se alcanza a ver ni en las letras el texto ni tampoco en su espíritu, y no lo encontrarán en ningún estudio de nuestra legislación de origen. Más bien, después de hacer un estudio detenido de esta legislación, veremos que la opinión de todos los eminentes autores de la materia penal, es de que, en el caso de rapto por seducción no importa la finalidad perseguida por el seductor.

 

Lic. Romeo Trujillo Arias

Abogado


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales

Publicar un comentario

0 Comentarios