Dentro reforma francesa al codigo civil en materia de las obligaciones

Dentro reforma francesa al codigo civil en materia de las obligaciones

 

Dentro de  Europa, el derecho privado francés fue el primero instaurar un cuerpo único regulatorio de los aspectos centrales del comercio y de las relaciones sociales.

 

Así, varios países fueron inspirados en el Código de Napoleón como Portugal, Países Bajos, Quebec, Alemania y España para establecer sus legislaciones de derecho privado. Sin embargo, como lo menciona el Informe al Presidente, estos países variaron sus Códigos, alejándose del modelo francés el cual se juzgaba muy anciano para seguir siendo fuente de inspiración7.

 

De otro lado, organizaciones multilaterales de comercio habían puesto en el pedestal el sistema de Common Law frente a las regulaciones herederas del derecho romano (Barrière, 2006), dentro del cual el derecho francés se estimaba complejo, impredecible y poco atractivo8.

 

Empero, más allá de estas razones puramente políticas y económicas, varios aspectos técnicos de las reglas de los contratos del Código Napoleónico necesitaban reforma.

 

En primer lugar, está el problema de la descodificación. En efecto, la promulgación dispersa de normas para regular aspectos puntales deja la legislación bajo las vicisitudes políticas del momento (Hinestrosa, F. 2010, pág. 5-27), además de dificultar la identificación de la regla aplicable a un caso dado al ciudadano, al comerciante, a los practicantes del derecho y al operador jurídico (magistrados, abogados, notarios, juristas de empresa).


BIBLIO;7 Rapport au Président de la République relatif à l’ordonnance n° 2016-131 du 10 février 2016, JORF n°0035 du 11 février 2016, texte n° 25.

 

8 Rapport au Président de la République relatif à l’ordonnance n° 2016-131 du 10 février 2016, JORF n°0035 du 11 février 2016, texte n° 25.

 

9 Según el artículo 1195 si un cambio de circunstancias que era imprevisible al momento del acuerdo hace que su ejecución sea excesivamente onerosa para una de las partes que no había aceptado asumir ese riesgo, esta podrá solicitar la negociación del contrato. Sin embargo los poderes del juez en estas circunstancias no fueron claramente establecidos en el texto de la ley, según: Mathey, N. (2016) Revue Contrats Concurrence Consommation LexisNexis Jurisclasseur, n° 4, Avril 2016, comm. 93.

 

10 Urvoas Jean-Jacques, Garde des Sceaux, ministre de la justice, Conseil des ministres du 10 février 2016. Réforme du droit des contrats, du régime général et de la preuve d’obligations. Dirección de la información legal y administrativa, recuperado el 2/07/2016: http://discours.vie-publique.fr/noti ces/166000323.html

 

Formación del contrato

Según el artículo 1110 del Código Civil Francés, el contrato es un acuerdo de voluntades entre dos o varias personas, destinado a crear, modificar, transmitir o extinguir las obligaciones. La reforma mantiene la distinción entre la convención y el contrato, y así las facultades conferidas no son

consideradas como contratos sino como convenciones16. De otro lado, el legislador francés parece privilegiar la voluntad privada y es por ello que busca minimizar la reglamentación de su economía (Mignot, M., 2016, nro 41, pag. 8), lo que para algunos es normal debido a que la noción de causa fue retirada del Código (LamyLine, 2016).

Cada persona es libre de contratar o de no contratar, de escoger su contratante y de determinar el contenido y la forma del contrato dentro de los límites legales, como lo afirma el artículo 1102. Es de este modo que en aplicación de dicho principio se le da la libertad de contratar una garantía suplementaria en casos de nulidad por abuso de la posición dominante como remedio a un desequilibrio contractual17. Se afirma además que la libertad de escoger se fundamenta en la posibilidad de ejecución forzada de las figuras renovadas de pactos de preferencia y de promesas de contrato (Barbier, H., 2016, p. 274).

Frente a la libertad de escoger libremente el contenido del acuerdo la hermenéutica compensa en los contratos de adhesión la disminución de los derechos de una de las partes puesto que se impuso la interpretación en favor de la persona que no participó en la redacción de esas cláusulas (Pollaud-Dulian, F., 2016, pag 503). De igual manera se permite que ante la duda, en el contrato consensual, las estipulaciones se interpreten en contra del acreedor y en favor del deudor18.

El artículo 1102 establece además que la libertad contractual no puede derogar las reglas que son de orden público19. El legislador buscó con esta redacción señalar que el cuerpo de reglas básicas del nuevo Código pueden ser modificadas por las partes, excepción hecha del principio de buena fe que es de orden público20. Así, el legislador extiende la protección que asegura el principio de la buena fe a la fase de negociación y de formación del contrato, y no únicamente a la fase de ejecución del acuerdo. La doctrina aclara que otras reglas establecidas en el nuevo Código, aunque no estar etiquetadas como disposiciones de orden público, cumplen una función similar (Tournafond, O., 2016, pag 606), específicamente la noción de desequilibrio significativo (Artículo 1171 del Código Francés) y de violencia económica (Artículo 1143 del Código Francés).

Pero la doctrina aclara que, la regla imperativa de orden público tiene su límite en las modificaciones posteriores al acuerdo de voluntades que pueden ser convalidadas por el contratante que no se encuentra en condición de debilidad (Lamy Line, 2016).

El legislador incluyó bajo el título de la formación del contrato los conceptos de conclusión, validez y la forma del contrato. En el presente trabajo se expondrá únicamente la conclusión y la validez, por estar ambas precisamente relacionadas con el cambio de espíritu que quiso dársele a la norma, específicamente aquel de facilitador del tráfico económico. Se dejarán de lado las nuevas regulaciones sobre la formación del contrato por vía electrónica, que si bien son altamente innovadoras, merecen un desarrollo aparte .

Nota: ver estos mismos artículos en el Código Civil Dominicano

 

Conclusión del contrato

Excepto algunas normas aisladas, el Código de 1804 no hacía ninguna mención sobre el proceso de conclusión del contrato21. No se encontraban reglas sobre las negociaciones precontractuales, ni sobre la oferta ni la aceptación, ni mucho menos sobre los contratos preparatorios o los precontratos. Es de esta manera que en Francia el derecho aplicable a la conclusión del contrato en estos aspectos era esencialmente de origen jurisprudencial22. Se buscó entonces finalizar con las incertitudes jurisprudenciales en la interpretación del origen del contrato, lo cual fue solicitado por los sectores económicos los cuales lo reconocían esta medida como una manera de fortalecer la seguridad jurídica23.

Sin embargo, el legislador delegado decidió no regular en detalle el proceso de formación del contrato para permitir a los contratantes desplegar el juego de sus intereses (Mazeaud, D., 2006), lo cual redunda en una finalidad de orden pragmático si se tiene en cuenta el desarrollo de las nuevas tecnologías y los nuevos modos de adquisición de bienes y servicios.

La reforma aborda en un primer momento la negociación, la cual tiene lugar antes de la oferta definitiva. Luego estudió la formación del contrato que en sentido estricto tiene lugar en el encuentro de la oferta y la aceptación. Se mencionan los precontratos, entre los más frecuentes el pacto de preferencia y la promesa unilateral, además de haberse incluido reglar particulares aplicables a los contratos electrónicos.

 

Bibliografía:

Barrière, F. et al. (2006) Les droits de tradi- tion civiliste en question, À propos des Rapports

Doing Business de la Banque Mondiale.

Paris: Association Henri Capitantdes Amis de la Culture Juridique Française.

Consejo Constitucional, Francia, Decisión DC n° 2015-710 del 12 de febrero de 2015, Sabio Consejero Présidente M. Jean-Louis Debré.

Demont, B. (2016) Le regard du praticien sur la réforme du droit des contrats et des obligations. Revue Contrats Concurrence Consommation, LexisNexis Jurisclasseur, n° 5, Mai 2016, dossier 9.

Dunoyer De Segonzac, A. (2016) Extension du domaine de la violence - Nouvelles caracté- risations par l’ordonnance du 10 février 2016 portant réforme du droit des contrats. Revues des Juristes de Sciences Po, LexisNexis Jurisclas- seur, n° 11, Mars 2016.

G Guiomard, P. (2016) Les nouveautés de la réforme du droit des obligations. Dalloz actua- lité, 15 février 2016.

Grosser, P. (2016) La négociation dans l’ordonnance du 10 février 2016. Actuallité Juridique Contrat Dalloz, Contrats d’affaires – Concurrence - Distribution, 2016.

LamyLine (2016) Notion de contenu contractuel et disparition de cause et d’objet. En: Fages, B. et al. Le lamy droit du contrat (Nro 970 Antériorité de la notion). Paris: Lamy Wolters Kluwer.

Mallet-Bricout, B. (2016) 2016 ou l’année de la réforme du droit des contrats. Revue de référence en droit civil Dalloz, RTD Civ. 2016.

Mathey, N. (2016) Revue Contrats Concur- rence Consommation LexisNexis Jurisclasseur, n° 4, Avril 2016, comm. 93.

Mazeaud, D. (2006) Formación del contrato (arts. 1104 a 1107). E

Mekki, M. (2016) Le volet droit des contrats. L’art de refaire sans défaire. Revueil Dalloz, Droit des contrats.

Mignot, M. (2016) Commentaire article par article de l’ordonnance du 10 février 2016 (I). Petites afiches, Lextenso, 26/02/2016.

Momberg Uribe, R. (2015). La Reforma al Derecho de Obligaciones y Contratos en Francia: Un análisis preliminar. Revista chilena de derecho privado, (24), 121-142. https://dx.doi. org/10.4067/S0718-80722015000100003

 

Por Francisco Agripino Luciano Perdomo

           Abogado


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales


Publicar un comentario

0 Comentarios