Por qué NO deberías beber café antes que cualquier otra cosa por la mañana



Científicos británicos advierten que no es la mejor idea

 

Una taza de café en ayunas no es recomendable. Foto: Unsplash


El 64 por ciento de los estadounidenses que, al levantarse de la cama, lo primero que hacen es beber una taza de aromático café, debes saber que no es la mejor idea para tu cuerpo, especialmente si tienes problemas para procesar el azúcar.

Científicos británicos descubrieron por qué no deberías beber café antes que cualquier otra cosa por la mañana, luego de realizar una investigación en tres ensayos diferentes en un grupo de hombres y mujeres.

Los investigadores del Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath observaron cómo la falta de sueño y el café como primer alimento por la mañana afectan ciertas funciones metabólicas del organismo.

En el primer ensayo, pidieron a los 29 sujetos del estudio que durmieran normalmente y tomaran una bebida azucarada a la mañana siguiente, con un contenido calórico equivalente al que tendría un desayuno. En el segundo, interrumpieron su sueño cada hora por cinco minutos y consumieron igualmente una bebida azucarada al despertar. Finalmente, en el tercer ensayo, interrumpieron su sueño y, a la mañana siguiente, bebieron un café negro fuerte media hora antes que la bebida con azúcar.

A analizar las muestras de sangre recolectadas de los participantes y observar diversos marcadores metabólicos, los especialistas encontraron que la noche de sueño interrumpido no había cambiado las respuestas de glucosa en la sangre de los participantes, pero el café negro fuerte antes del consumo de calorías, sí.

El café negro fuerte consumido como primer alimento al despertar aumentó la respuesta de la glucosa en la sangre para el desayuno en un 50 por ciento. Es decir que el café negro limitó la capacidad el organismo para procesar y tolerar la energía en forma de azúcar que se consume después, por ejemplo, durante el desayuno. Esta condición también podría generar resistencia a la insulina.

La tolerancia al azúcar y a la insulina es fundamental en personas con padecimientos metabólicos o condiciones crónicas como la diabetes. Los investigadores recomiendan, entonces, comer primero el desayuno y beber el café posteriormente.

“En pocas palabras, nuestro control del azúcar en la sangre se ve afectado cuando lo primero con lo que nuestro cuerpo entra en contacto es el café, especialmente después de una noche de sueño interrumpido”, explicaron los autores de la investigación publicada en el British Journal of Nutrition.

Fuente: LaOpinión


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios