LOS SUCESORES NO TIENEN DINERO PARA PAGAR LOS IMPUESTOS

 


El artículo 1 de la Ley 2569 Sobre Sucesiones y Donaciones, establece que: “Queda sujeta al pago del impuesto sucesoral, toda transmisión de bienes muebles e inmuebles por causa de muerte”.

 

CONVIENE SABER, que en un plazo máximo de noventa días cuando muere un familiar, un miembro de la misma, o algún Abogado o representante debidamente apoderado con poder especial (artículo 1984 del Código Civil), debe presentarse por ante la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), a realizar la declaración jurada de sucesiones, debidamente notariado (Ley 140-15), con los documentos anexos (Copias de: Títulos, acta de defunción, de nacimientos, cédulas, etc.).

 

El impuesto a pagar es de un tres por ciento (3%) sobre el valor total de los bienes de la sucesión (masa sucesoral).

 

En la práctica, algunas familias cuando fallece un integrante de la misma, no tienen el dinero disponible para pagar los impuestos sobre sucesión.

 

una manera de aliviar un poco la carga y el peso de los impuestos es, que al presentar la declaración jurada de sucesiones, se anexen las constancias de recibos y facturas de los gastos de la última enfermedad del extinto, contrato de préstamo del fallecido-a si aplica, gastos funerales, etc. (artículo 4 Ley 2569), para que dichos gastos, sean rebajados al pago de los impuestos de sucesiones.

 

Los herederos en caso de no tener dinero suficiente para el pago de los impuestos, pueden solicitar también a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), realizar un acuerdo de pago del total de los impuestos a pagar por la sucesión.

 

En algunos casos en los que he participado como Abogado apoderado, en que la masa sucesoral se trata solamente de una casa, o de dos apartamentos, los sucesores por no tener recursos económicos para el pago de los impuestos, deciden vender (artículo 1582 del Código Civil), y lo hacen a un precio razonable, para que el comprador se encargue de pagar los impuestos de sucesiones, transferencia, y los gastos del procedimiento de determinación de herederos y partición (artículo 57 Ley 108-05), de la ejecución del acto de venta, y del pago de los honorarios al Abogado (Ley 3-19).

 

La falta de no pagar los impuestos a tiempo, es uno de los grandes problemas que existen en algunas familias en el aspecto sucesoral; y es uno de los principales obstáculos para que los títulos de algunos terrenos, casas, solares y apartamentos, no figuren registrados hoy en día a nombres de los sucesores de un familiar fallecido (artículo 718 del Código Civil).

 

Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:


 

Publicar un comentario

0 Comentarios