LOS DOMINICANOS AUSENTES Y LA CONSTRUCCIÓN EN TERRENO DE HERENCIA

 


Cuando se trata de inversión en construcción,  si el terreno no es totalmente propio, hay que tener  precaución para invertir, más vale prevenir que lamentar.

En la práctica, es frecuente que algunos hermanos dominicanos-as residentes en el exterior, construyan casas, apartamentos, edificios  y locales comerciales, en un terreno o solar donde él o ella es parte, pero  que pertenece el terreno o solar en su totalidad,  a todos los hermanos sucesores de su padre o madre que ha fallecido o de ambos (artículo 718 del Código Civil).

Pero esto ocurre en terreno con cintillo catastral, con carta constancia, y terreno con título.  

Partiendo del caso de que el terreno sucesoral tiene el derecho registrado a nombre del fallecido o fallecida (certificado de título o carta constancia), hay sucesores que construyen dentro del terreno aun estando el título o carta constancia a nombre del fallecido, en ése caso todos los sucesores son copropietarios del terreno y de la construcción o mejoras edificadas, a no ser, que todos autoricen la construcción, mediante un documento notarial (Ley 140-15) o se firme un acuerdo amigable de partición (artículo 138 del Reglamento de los Tribunales de Tierras), y se haga constar en el documento que el área del terreno en donde está ubicada la construcción es del sucesor que la realizó. 

 A veces la construcción se lleva a cabo estando el certificado de título o carta constancia ya a nombre de los sucesores, pero el terreno esta indiviso, porque  no se ha realizado el deslinde si aplica, y la subdivisión.

También en éste caso se corre el riesgo de que un hermano o hermana de la sucesión, niegue el derecho al hermano que ha construido.  

A veces ocurre que también muere uno de los hermanos de la sucesión, entonces entran a heredar en representación (artículo 739 del Código Civil), los sobrinos,  que tampoco quieren reconocer la construcción que ha realizado algunos de los sucesores, y alegan  que todo se debe repartir en partes iguales. 

 Lo correcto es, que antes de una persona construir en un terreno que corresponde a una sucesión, deslindar si aplica, o subdividir el terreno o ambas a la vez, si el  derecho registrado está a nombre de los sucesores; y si el título figura a nombre del fallecido-a,  realizar deslinde si aplica y la subdivisión del terreno, con la determinación de herederos y la partición (artículo 57 Ley 108-10), y posiblemente la ejecución de algún acto de venta;  para que la persona que construya tenga su título y plano individual de la porción o parte del terreno que le corresponde de la sucesión; y no  corra el riesgo que después de hacer una inversión en una construcción, tenga que repartir en partes iguales con los demás herederos.


Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios