LA ESPOSA TOMÓ UN PRÉSTAMO PARA COMPRAR LA CASA, EL MARIDO ES UN ALCOHÓLICO Y NUNCA HA TRABAJADO, PERO AHORA QUIERE LA MITAD DE LA CASA



El matrimonio es un negocio según la opinión de muchos, pero es importante saber que no existe matrimonio cuando no hay consentimiento.

 

el negocio es para obtener beneficios, el matrimonio es para ayudarse el hombre y la mujer el uno con el otro y para compartir un destino común.

 

Es importante distinguir, lo que es el contrato de matrimonio, y el matrimonio como tal; el contrato de matrimonio es el que regula los bienes de los futuros esposos (matrimonio estado); éste se realiza con la asistencia de un Notario Público antes de la celebración de la boda (artículo 1394 del Código Civil), y a falta de los novios realizar previo al casamiento la elección de un tipo régimen matrimonial, la Ley les impone el régimen de la comunidad legal de bienes.

 

por otro lado fuera del contrato, el matrimonio crea un vínculo que une a los esposos, por el consentimiento de ambos (matrimonio fuente).

 

pero después que se realiza el matrimonio, no se puede cambiar de régimen (artículo 1395 del Código Civil), en virtud del principio jurídico de la INMUTABILIDAD DE LOS REGÍMENES MATRIMONIALES.

 

Por lo que es importante entender esas dos características del matrimonio, por un lado el vínculo que une a la pareja sobre la base del consentimiento dado de manera libre y voluntaria para contraer nupcias; y por otra parte, el régimen que regulará en lo adelante los bienes de los esposos, que es elegido por los novios antes de la boda, o impuesto por la ley, sobre el fundamento de la institución.

 

En la práctica es frecuente escuchar a algunas mujeres en busca de asesoría legal decir, “Esa casa es mía sola, la construí yo trabajando día y noche, y hasta tomé un préstamo al banco, y mi marido es un vago, que no ha aportado nada, y solo pasa los días bebiendo ron, porque es un alcohólico”.

 

CONVIENE SABER, que bajo el régimen de la comunidad legal de bienes (artículo 1400 del Código Civil), en una posible partición, solamente es posible que la mujer sea la única propietaria de la totalidad de la casa adquirida dentro del matrimonio, si el esposo mediante una acto notarial (Ley 140-15) renuncia a sus derechos dentro del inmueble matrimonial, y éste acto es homologado por el Tribunal de Familia, y luego pasa a la Jurisdicción Inmobiliaria (Ley 108-05), para que pueda figurar el título solamente a nombre de la mujer ya como soltera.

 

Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Muy interesantes aportes en materias jurídicas magistrado, gracias por tan importantes informaciónes al respecto, sigo y comparto siempre conocimientos adquiridos por sus valiosas aclaraciones, muchas gracias

    ResponderEliminar