EL PROPIETARIO NO HIZO CONTRATO AL INQUILINO PARA QUE NO TENGA DERECHO

 


El artículo 1714  del Código Civil, establece que se puede arrendar por escrito y verbalmente; en ése mismo orden,  el artículo 1736 del Código Civil, modificado por la Ley 1758 del 10 de 1948, dispone que “Si se ha realizado el arrendamiento verbalmente, no podrá una de las partes desahuciar a la otra sin notificar el desalojo con una anticipación de ciento ochenta días, si la casa estuviere ocupada con algún establecimiento comercial, de noventa días”. 


CONVIENE SABER, que al Registrar el contrato  escrito de alquiler en el Banco Agrícola (artículo 1 Ley 17-88), obviamente entre los requisitos, se debe de presentar el contrato original; pero cuando se trata de un contrato verbal, se debe de llenar el registro (formulario) del contrato verbal, anexando copia del documento que justifique el derecho de propiedad  del inmueble alquilado.  


En la práctica, algunos propietarios de casas, habitaciones o apartamentos, al momento de alquiler el inmueble, no hacen el correspondiente contrato de alquiler porque ésos propietarios entienden, que de ésa manera el inquilino es débil, al no tener un contrato escrito no tendrá nada que reclamar, y en consecuencia, es fácil de desalojar.


a veces, ésos mismos propietarios ni siquiera entregan el recibo de pago, al momento que el inquilino procede a pagar el mes de alquiler que se ha vencido.  


En la actualidad algunos propietarios se han visto en la obligación de tener que instrumentar el contrato de alquiler al inquilino, para que el mismo pueda solicitar del servicio de energía eléctrica (Ley 125-01).  


No obstante el contrato del alquiler pueda ser también verbal (artículo 1714 del Código Civil), el propietario de una vivienda alquilada, corre el riesgo en un momento de urgencia de no poder demostrar el vínculo contractual con el arrendatario, por no tener su contrato escrito. 


Algunos propietarios son citados a la Fiscalía por el inquilino por supuesta amenaza (Artículo 305 del Código Penal, modificado por la Ley 64 del 19 de noviembre de 1924), y todo se trata de que el inquilino esté atrasado en los pagos, y ha surgido alguna pequeña discusión.  Pero en el hipotético caso que el inquilino sea un vendedor de drogas (Ley 50-88),  y la policía  encuentre los estupefacientes en la vivienda alquilada, o se cometa en la misma algún crimen; si el propietario en ése momento no tiene a manos un contrato escrito, pasará un buen tiempo en la cárcel, y corre el riesgo hasta de ser condenado.


Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios