ARCHIVO DEFINITIVO DE ODEBRECTH EXTINGUIÓ LA ACCIÓN PENAL

 


El archivo es una figura procesal penal de competencia exclusiva del Ministerio Público. Se otorga en base a las causales descriptas en el artículo 281 del Código Procesal Penal. Hay dos formas de archivo: provisional y definitivo.

El archivo provisional se puede reabrir. El archivo definitivo nunca se reabre. El archivo definitivo extingue la acción penal. El archivo provisional no extingue la acción penal.


Cualquier tipo de archivo se debe notificar a la víctima. La victima puede objetar el archivo en el plazo de 5 días por ante el juez de la instrucción. El juez puede ordenar reabrirlo o ratificarlo.

El caso penal de odebrecth no hay victima física ni querellante a quien debía ser notificado dicho archivo. La víctima es el propio Estado. El Estado al emitir dicho archivo no puede ni tiene capacidad legal para objetarlo. Estado no puede objetarse asimismo. Tampoco un juez penal tiene mandato legal para reabrir un archivo definitivo, excepto si fue objetado por la víctima.

No existe ninguna posibilidad alguna de que el Estado se objete asimismo ni que un juez pueda ordenar reabrir un archivo definitivo, salvo la excepción que fue objetado por la víctima en el plazo previsto.

Además, el dictamen de un archivo definitivo está en juego el principio de la seguridad jurídica. Ya la acción penal para esos imputados se extinguió. Hay un derecho adquirido.

Otro principio que está en juego al dictar un archivo fiscal consiste en que imputados no pueden ser perseguidos, juzgados ni condenados por un hecho que ya se extinguió. Nadie puede ser perseguido dos veces por un mismo hecho. Constitución y Convención Americana de Derechos Humanos prohíben el doble juzgamiento. Mientras que el Código Procesal Penal extiende y amplia el principio del nom bis ídem y lo lleva a que no se puede perseguir dos veces a una misma personas. Esta ampliación procesal está en el artículo 9, es decir, la ley procesal crea el principio de única persecución y establece que nadie puede ser perseguido dos veces por el mismo hecho.

Mientras que la jurisprudencia constitucional sobre el principio nom bis ídem ha dicho en la sentencia TC-0381-14 que desde la perspectiva procesal el nom bis ídem prohíbe reiterar un nuevo proceso.

Cabe precisar que el dictado del archivo fiscal, si es provisional no concluye debidamente la investigación, ya que este puede ser reabierto por el fiscal siempre que surjan nuevas circunstancias que lo fundamenten. Contrario al archivo definitivo, este concluye la investigación y extingue la acción penal. No se reabre jamás. Por mandato del principio de legalidad no puede ser reabierto.

Cuando el archivo (definitivo o provisional) es objetado por la víctima, lo conocerá el juez de la instrucción. Este puede ordenar la continuidad de la investigación o confirmarlo. En el caso de que el juez de la instrucción ordene su reapertura el Ministerio Público no podar dictar otro archivo. El fiscal tendrá un plazo de 20 días para dictar otro acto conclusivo distinto al archivo. Cualquier decisión respeto al archivo es recurrible ante la Corte de Apelación. La decisión de la Corte de Apelación es irrecurrible.

Reitero, en el caso de odebrecth no hubo victima física. La víctima fue el propio Estado. Este después de dar un archivo no puede objetarse asimismo. Solo lo podría haber objetado la victima constituida en querellante.

 

Por: John Garrido

Abogado / Comunicador


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios