PÉRDIDA DE MATRÍCULA Y TRASPASO DE VEHÍCULO DE MOTOR

 


El artículo 16 de la Ley 140-15, establece entre otras cosas, que el Notario Público es el Oficial Público instituido por el Estado, para redactar actos y contratos.

 

El artículo 20 de la referida Ley, indica que el Notario Público tiene fe pública delegada por el Estado, respecto a los hechos que, en el ejercicio de su actuación, personalmente ejecute y compruebe.

 

En la práctica es frecuente que el comprador y el vendedor de un vehículo de motor, firmen un contrato pre impreso fuera de la presencia del Notario Público, contrato que por lo general es firmado con los espacios en blanco, y guardado así por el comprador, quien luego de dos o tres años de comprar el vehículo, cuando no puede sacar la placa por alguna razón, hay una oposición, o la persona que le vendió que figura como propietario le han puesto dos o tres multas de tránsito (Ley 63-17), entonces es cuando el comprador se acuerda de que tiene que hacer el traspaso del vehículo.

 

Pero también es frecuente que la persona que es descuidada para el traspaso de un vehículo, también tienden y acostumbran a extraviar el original de la matrícula; razón por lo cual, deben de realizar un procedimiento de solicitud de duplicado por pérdida de matrícula y al mismo tiempo realizar el traspaso.

 

Otro error que cometen algunos compradores de vehículo de motor, que se les han perdido las matriculas, y es que solicitan el duplicado primero, y luego en otra ocasión tratan de hacer el traspaso, pero la nueva matricula figura con un número que no es el que está en el acto de venta, lo que constituye un obstáculo para hacer el traspaso.

 

Lo correcto es, que al mismo tiempo se realice la solicitud del duplicado de matrícula por perdida y se haga la transferencia.

 

CONVIENE NO CONFUNDIR, cuando el padre le vende al hijo el Carro Toyota, que por tener el mismo apellido y por la filiación paterna (Ley 985), existe una presunción de donación (artículo 17 Ley 2569), que se destruye con la prueba en contrario, es decir, si el hijo trabaja, con una carta de trabajo resuelve el caso.

 

También algunos terceros que compran vehículos, si no aparecen pruebas de que tienen los medios económicos, se reputan una donación (artículo 17 Párrafo II Ley 2569), pero con pruebas de ingresos se soluciona el problema;

 

Con la Ley de Lavado de Activos, que cuando el monto de la venta sea superior a quinientos mil pesos (RD$500,000,00), el pago no puede ser en efectivo (Artículo 64, Letra A, Ley 155-17).

 

 

Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios