El poder curativo de la sandía


FOTO: IMAGEN DE PEXELS EN PIXABAY / PIXABAY
La sandía es una de las frutas más representativas del verano, en principio por ser deliciosa y refrescante. Sin embargo no sólo es el complemento perfecto para hidratarnos en los días calurosos, se trata de una de las frutas con mayor potencial terapéutico. Pertenece junto con el melón a la familia botánica Cucurbitaceae, se caracteriza por su gran tamaño, es portadora de una cáscara dura color verde vibrante y una peculiar pulpa rojiza con semillas negras. 

No sólo es muy atractiva visualmente, es un tesoro nutricional y se relaciona con extraordinarios beneficios medicinales. En algún momento se tuvieron varias contradicciones sobre los beneficios reales de comer sandía, basados en algunas creencias y mitos sobre su pobre composición de agua y azúcar. Sin embargo la sandía tiene una alta cantidad de nutrientes y proporciona una larga lista de vitaminas, minerales y antioxidantes, todas estás cualidades por la módica cantidad de 46 calorías por taza. 
Las bondades de la sandía:
1. Contiene nutrientes y compuestos vegetales poderosos
La sandía es un tesoro nutricional y una de sus más grandes ventajas radica en su bajo contenido en calorías e inmensa riqueza en nutrientes. Una taza de sandía (154 gramos) aporta muchos beneficios que potencian el funcionamiento del organismo, entre los que se destacan: 21% de la dosis diaria recomendada de vitamina C, 18% de la dosis diaria vitamina A y el 3% de vitaminas como B1, B5 y B6. También es rica en carotenoides, entre los que se destacan el betacaroteno y el licopeno. Además, llama de manera especial la atención su contenido en citrulina, un aminoácido esencial.    Este contenido en nutrientes no es mera casualidad,  se relaciona con un gran potencial terapéutico por ejemplo su alto contenido en vitamina C previene el daño causado por los radicales libres y fortalece al sistema inmunológico. También se destaca por su contenido en licopenos, que no solo son responsables de su característico color rojo son sustancias de un inmenso poder antioxidante; la curcubutina E es otro compuesto vegetal muy relevante y se destaca por sus inmensas propiedades antiinflamatorias. 
2. Potencia la hidratación
La naturaleza es sabia y pone a nuestra disposición alimentos de temporada que nos brindan los nutrientes que necesarios conforme cada estación del año. La sandía es la reina de las frutas del verano, en principio por su ligereza y potencial refrescante, sin embargo lo más importante radica en su alto contenido en agua que estimula la hidratación. Cerca del 92% de su composición es agua y a esto se suma un contenido importante en electrolitos, que ayudan a reponer los líquidos perdidos. Otra de sus grandes cualidades radica en su combinación de agua y un buen aporte de fibra, que le confiere beneficios saciantes. 
3. Fortalece al sistema inmunológico
La composición de la sandía resulta realmente benéfica para la salud del corazón, se destaca por su alto contenido en vitaminas y sustancias antioxidantes que se relacionan directamente con beneficios para nutrir y mejorar el funcionamiento del sistema inmune. Integrarla en la dieta es una extraordinaria manera de prevenir enfermedades, sobre todo ante el ataque de agentes patógenos como virus y bacterias que causan infecciones.
4. Mejora la salud del corazón
Se cuenta con numerosos estudios y referencias que avalan los beneficios de el consumo de sandía para mejorar la salud del corazón y beneficiar la salud cardiovascular. En principio la sustancia que más interviene en dichas bondades, es su alto contenido en licopenos los cuales se relacionan con cualidades para regular los altos niveles de colesterol y presión arterial, a la vez resultan una sustancia clave en la prevención de el daño oxidativo del colesterol. También se han comprobado los beneficios de comer sandía para reducir la rigidez y el grosor de las paredes arteriales. Y por último y no menos importante la sandía contiene citrulina, se trata de un aminoácido que puede aumentar los niveles de ácido nítrico en el cuerpo; dicha sustancia ayuda a que los vasos sanguíneos se expandan y reduce la presión arterial. 
5. Reduce el riesgo de inflamación y estrés oxidativo
En los últimos meses mucho se ha hablado de la inflamación, si bien es una respuesta inmunológica sana del cuerpo; cuando se vuelve crónica es el origen de la mayoría de las enfermedades degenerativas actuales. La buena noticia es que existen alimentos de gran potencial antiinflamatorio, como es el caso de la sandía, su alto contenido en antioxidantes como la vitamina C y el licopeno no sólo disminuyen la inflamación, reducen el daño oxidativo que también se relaciona con diversas afecciones de salud.
6. Ayuda a perder peso y grasa corporal
La sandía es una de las frutas más recomendadas para potenciar la pérdida de peso, en principio por su bajo aporte en calorías, alto contenido en nutrientes y propiedades depurativas. A la vez la citrulina uno de los compuestos activos que contiene la sandía es ayuda a reducir la acumulación de grasa en las células. La citrulina también tiene la capacidad de bloquear la actividad de TNAP (fosfatasa alcalina no específica del tejido), lo cual previene la acumulación excesiva de grasa corporal. 
7. Gran diurético
Comer sandía es un gran remedio para eliminar todo lo que el organismo no necesita, es considerada un poderoso diurético natural que estimula la eliminación de toxinas y desechos. Ayuda a aumentar el flujo de orina y a la vez protege a los riñones gracias a sus compuestos antioxidantes y antiiflamatorios. También interviene de manera positiva en la depuración del hígado. 
Por: Lorenza Amor


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios