EL NOTARIO ENVIÓ A NEW YORK EL ACUERDO DE DIVORCIO, QUE LOS ESPOSOS LO FIRMEN POR ALLÁ Y LUEGO SE LO HICIERAN LLEGAR



El papel del Notario Público, no es acomodar al cliente, ni ponerle las cosas fáciles, tampoco difíciles, sino, actuar apegado a la ley, a la ética profesional, y ser un garante de la legalidad de los documentos tanto auténticos como privados (artículos 1317 y 1322 del Código Civil), de los cuales participa.

El Notario Público no ha sido investido con la fe pública para confiar, ni para delegar sus funciones en los clientes, sino, que  debe desempeñar su oficio siempre conforme a la Ley y a la ética  (Ley 140-15).

Jamás debe el Notario Público defraudar el cargo y la ocupación puesta bajo su responsabilidad.

En la práctica algunos hermanos dominicanos residentes en el extranjero, que tienen interés en divorciarse (Ley 1306-Bis), piden a algunos  Notarios que después de redactar el acto de convenciones y estipulaciones para fines de divorcio por mutuo consentimiento (artículo 28 Ley 1306, modificado por la Ley 142), que les envíe  el documento al exterior para ellos (los esposos) firmarlo allá, y luego regresar el documento ya firmado al Notario, y éste proceda luego con el divorcio.

Es decir, piden al Notario como Oficial Público instituido por el Estado,  con funciones entre otras, para hacer comprobaciones de hechos que el Notario de manera personal ejecuta, y que le otorga autenticidad tocante y relacionado a los actos de la autoridad pública (artículo 16 Ley 140-15), que  el Notario delegue sus funciones en los clientes mismos,  lo que es ilegal e  incorrecto; y ésta acción se puede prestar para que el esposo firme por la esposa, o la esposa firme por el esposo, vale decir, a un divorcio ilegal y fraudulento, lo que puede dar lugar en el futuro,  a una inscripción de falsedad (artículo 214 Código de Procedimiento Civil, artículo 20 Párrafo Ley 140-15), por tratarse el acto de convenciones y estipulaciones para fines de divorcio de un acto auténtico, el cual tiene fuerza probatoria hasta inscripción en falsedad.

Todo divorcio ilegal, casi siempre tiene el propósito de afectar y perjudicar los intereses económicos del otro cónyuge. 

Lo correcto es, que si ambos esposos dominicanos residentes en el exterior, están de acuerdo en divorciase, comparezcan personalmente  por ante el Cónsul dominicano más cercano, quien en funciones de Notario Público (artículo 2 numeral 1 Ley 716), redactará el acto de convenciones y estipulaciones para fines de divorcio, y cuando el documento llegue al país, se apostilla en el Ministerio de Relaciones Exteriores (Mirex), y luego se procede con el divorcio apoderando al Tribunal civil (de familia).

Dr. JOSÉ ALBUEZ
Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios