AL NOTARIO PÚBLICO DEL DISTRITO NACIONAL, LE RECHAZARON LA VENTA PORQUE EL APARTAMENTO ESTÁ EN BÁVARO



Hace aproximadamente dos semanas me visitó un cliente, solicitando mi servicio de Notario Público de los del Número del Distrito Nacional (Ley 140-15), con el propósito de que le hiciera, firmara y sellara un contrato de venta de inmueble (artículo 1582  del Código Civil), de un terreno ubicado en la Provincia de Monte Plata, no lo dejé terminar de hablar bien, y  le pedí excusa porque lo interrumpí,  para decirle que un Notario Público del Distrito Nacional, no puede firmar un contrato de venta de un inmueble (Ley 108-05) ubicado en Monte Plata,  porque éste lugar está fuera de su jurisdicción como Notario Público; razón por lo cual, le sugerí y aconsejé buscar un Notario Público de allá; también le expliqué, que como Abogado (Ley 3-19), puedo actuar y ejercer la profesión en todo el territorio nacional, pero como Notario Público, solamente tengo competencia dentro del Distrito Nacional.


CONVIENE SABER que los actos de venta, hipoteca inmobiliaria (artículo 2114 del Código Civil), y cualquier otro acto que de alguna manera afecte los derechos inmobiliarios, deben ser redactados, firmados y sellados, por un Notario Público de la jurisdicción territorial de la ubicación del inmueble (artículo 19 Ley 140-15).

ES BUENO SABER, que durante la vigencia de la derogada Ley 301 de 1964, sobre el Notariado, en la práctica era frecuente, que algunos Notarios Públicos, siendo por ejemplo de los del Número del Distrito Nacional,  procedieran a legalizar un contrato de compraventa de un apartamento ubicado en Bávaro, Provincia La Altagracia, tomando como base legal de competencia, la indicación de que tanto el vendedor como el comprador del inmueble, accidentalmente eran domiciliados y residentes en el Distrito Nacional; y de ésa manera fueron transferidos en el país innumerables inmuebles; casas, apartamentos, solares y fincas, ubicados en Santiago, Higüey, Barahona, Baní, y el Notario que firmaba la venta era de Moca, pero actuaba el Notario dentro de su jurisdicción.

La diferencia entre la vieja Ley 301 y la Ley 140-15,  es que con la nueva Ley en materia Inmobiliaria el Notario Público debe de ser de la jurisdicción territorial de donde esté ubicado el inmueble (artículos 19 y 28 numeral 1ro. Ley 140-15); con la vieja Ley si el Notario no era de la jurisdicción territorial, resolvía el problema, poniéndole al vendedor y al comprador, una dirección dentro de su jurisdicción.

Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario 


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios