AL MORIR EL PADRE, EL HIJO LE RECLAMA SU HERENCIA A SU MADRE


 Opinión

El artículo 815 del Código Civil, modificado por la Ley 935 del 25 de junio de 1935, establece que: “Nadie puede obligarse a permanecer en el estado de indivisión de bienes y siempre puede pedirse la partición, a pesar de los pactos y prohibiciones en contrario”.

En la práctica, hay algunas familias que cuando muere el padre o la madre, ninguno de los hijos e hijas se atreven a hablar de partición de los bienes sucesorales, a pesar de tener todo el derecho de hacerlo, y esto se debe posiblemente, a la forma y manera en que han sido criados los hijos e hijas, y también al cariño, respeto, amor y consideración al padre o a la madre sobreviviente, que ninguno de los hijos quiere que los bienes se toquen mientras esté viva la otra pareja.

 

CONVIENE SABER, que legalmente a un hijo que le haya fallecido su padre, puede reclamar la parte de su herencia a la madre, incluso, le puede pedir y reclamar a ésa madre que lo llevó en el vientre, que venda la casa, para que le entregue la parte de la herencia que le corresponde.

 Por eso la importancia tanto en el hombre como la mujer, de entender, que en el matrimonio (Ley 659), bajo el régimen de la comunidad legal de bienes (artículo 1400 del Código Civil), aunque durante la vida matrimonial ambos esposos disfruten del beneficio de todos los bienes muebles e inmuebles (artículo 516 del Código Civil); a la hora de un divorcio (Ley 1306-Bis), o de la muerte de uno de los cónyuges (artículo 718 del Código Civil); o rompimiento de la relación de pareja en unión libre (artículo 55 numeral 5 de la Constitución de la República), es bueno tener pendiente que a la pareja sobreviviente solamente le corresponde el cincuenta por ciento de los bienes que forman el activo (bienes) de la comunidad matrimonial (artículo 1401 del Código Civil).

 Hay hijos e hijas biológicos, que no solamente reclaman la parte de su herencia (sucesión) al padre o a la madre sobreviviente, sino, que si no le entregan la parte de la sucesión que le corresponde rápido, amenazan al padre o a la madre sobreviviente (artículo 305 al 308 del Código Penal), y algunos incurren en la salvaje acción y en la barbarie de dar muerte (artículo 295 Código Penal) a uno de estos (parricidio) por cuestiones de herencia.

 

Nadie puede hacerse justicia por sus propias manos, y aunque la ley le da derecho a un hijo o hija a reclamar a su padre o madre el derecho sucesoral que le corresponde; a los padres hay que respetarlos y honrarlos.

 

Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:


Publicar un comentario

0 Comentarios