UNO DE LOS SUCESORES SE OPONE A QUE LA CASA HEREDADA SE VENDA



El artículo 815 del Código Civil, modificado por la Ley 935 del 25 de junio de 1935, establece que: “A nadie puede obligarse a permanecer en el estado de indivisión de bienes y siempre puede pedirse la partición, a pesar de los pactos y prohibiciones que hubiere en contrario”;  en ése mismo orden el artículo 718 del Código Civil, dispone que: “Las sucesiones se abren por la muerte de aquél de quien se derivan”. 


En la práctica en el terreno sucesoral a veces ocurre que, con relación a la casa, la finca, el solar o el apartamento que han recibido como herencia algunos hermanos, siempre hay uno de los sucesores que es quien quiere decidir todo lo que se va hacer con los bienes sucesorales,  y quiere disponer  por todos los demás hermanos; pero el caso más grave se presenta, cuando ése hermano o hermana se opone a que la casa heredada se venda para luego repartir el dinero en partes iguales entre todos los sucesores.

PERO ES BUENO SABER, que una vez muere el padre o la madre en una familia (de cujus), todos los hermanos tienen el mismo derecho, y las posibilidades son las siguientes:
1) Que un hermano le compre (artículo 1582 del Código Civil) el derecho sucesoral sobre la casa, finca, solar o apartamento  a los demás hermanos;
2) Que de manera amigable (artículo 138 del Reglamento de los Tribunales de Tierras) se realice la determinación de herederos y partición (artículo 57 Ley 108-05), y el título de la casa, solar, finca o apartamento se ponga a nombre de todos los herederos y luego el inmueble se venda, y el dinero producto de la venta se reparta entre los sucesores;
3) Que debido a la falta de acuerdo entre los sucesores, para repartir los bienes sucesorales, haya que recurrir a una partición litigiosa (artículo 148 del Reglamento de los Tribunales de Tierras), para que sea el Tribunal que mediante una demanda conozca de la determinación de herederos y partición, y por sentencia ordene la partición, designe a un perito para que evalúe el bien inmueble a partir, designe a un Notario Público (Ley 140-15), para la operación de liquidación, el Magistrado se auto designe como Juez Comisario.

Cuando los bienes de la sucesión son inmuebles con sus títulos (derechos registrados), recomiendo que la demanda sea incoada por ante la Jurisdicción Inmobiliaria, para que se registre  un bloqueo a los mismos, hasta que se  decida definitivamente sobre el caso; de lo contrario el caso puede ser llevado por ante el Tribunal de Familia.

Dr. JOSÉ ALBUEZ
Abogado Notario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:


Publicar un comentario

0 Comentarios