Trabajadora sexual afirma que su empleo la ayudó en su vida de pareja

Trabajadora sexual afirma que su empleo la ayudó en su vida de pareja


Reading, Reino Unido.- Cuando terminamos el trabajo, a menudo lo último que queremos hacer, es hacer más de lo mismo. Además, ¿fuera de horario y sin paga? Qué locura.
Sin embargo, una trabajadora sexual reveló que sus “habilidades laborales” le están siendo útiles para su vida amorosa. Busca una relación, lo que no es incompatible con su trabajo.
Lola Rose, de Reading, comenzó a trabajar en la industria del sexo hace dos años, cuando tuvo que dejar su trabajo habitual debido a una depresión y ansiedad. Ahora, ella no se imaginar haciendo otra cosa.
Antes de su nueva etapa, la joven de 29 años incluso intentó quitarse la vida. Por este motivo se quedó fuera del circuito, dejó su trabajo y se “aisló” por seis meses. Durante ese tiempo, buscó formas de ganar dinero desde casa y encontró el sexo en línea. Decidió darle una oportunidad a las sex webcams.
Ahora, afirma que está a cargo de su propio horario, y le encanta tanto el trabajo que “todos los días se sienten como el fin de semana”. Su trabajo le da mucha confianza pero, a pesar de sus ventajas, todavía se siente juzgada negativamente por lo que hace.
Veo gente constantemente menospreciando a las trabajadoras sexuales, llamándonos estúpidas e desempleadas. Veo hombres criticar a mujeres en la industria por mostrar sus cuerpos para ganarse la vida.
Si tienes un cuerpo y quieres mostrarlo, ¿por qué no ganar dinero haciendo alarde de él?”, contó a Unilad.
Lola, que tiene su cuenta de trabajo sexual en Off The Record Cam Model, señaló que muchas personas muestran sus cuerpos en las redes sociales sin ser objeto de críticas, por lo que no existe ninguna razón por la que se deba criticar a ella o a otras mujeres que se dediquen al sexo.
“Creo que las trabajadoras sexuales son inteligentes por usar sus atributos para ganar mucho dinero. Es una de las pocas industrias en las que las mujeres ganan más dinero que los hombres.”, añadió.
Pero los prejuicios de la sociedad ante este tipo de empleos pueden dificultar otras áreas, como la de pareja. Encontrar alguien con quien compartir la vida, si te dedicas al sexo como forma de vida, no parece algo fácil de lograr.
Por eso Lola siempre explica muy pronto a los hombres que conoce a lo que se dedica. Para que la relación continúe, su pareja tiene que estar de acuerdo con que otras personas paguen para interactuar con ella de una manera que puede ser sexual.
En un esfuerzo por asegurarse de no entablar una relación con falsos pretextos, Lola siempre revela su profesión “muy temprano” cuando tiene citas, lo que le da a su cita la oportunidad de “aceptarla o alejarse”.
Así ha descubierto que las personas no siempre se sorprenden por lo que hace y que lo aceptan con confianza y apertura. Lola afirma que trabajar como cam girl le ha ayudado a averiguar qué puede esperar de un hombre.
“Descubrí que puedo identificar a los hombres con los que salgo más rápidamente. Al charlar, puedo distinguir a los que están detrás de una aventura ya los que buscan el amor.
Esto proviene de averiguar qué quieren mis clientes en la cámara”, explica.
Aunque sus habilidades son útiles para las citas, Lola enfatizó que hay una gran diferencia entre tener citas en la vida real y trabajar sexualmente a través de una cámara web.
En línea puedes ser quien quieras y con la cámara web no serás juzgado por hablar de lo que disfrutas. Charlo con algunos hombres durante horas a la vez o incluso a diario. No siempre es sexual.
Lo que más me gusta hacer en la cámara web es el juego de roles. Disfruto el lado de la actuación”, añade. 
Lola también se encarga de tener que impresionar al cliente y satisfacer sus necesidades cuando está trabajando, porque ellos le pagan para que lo haga. Esto, según dice, le ayuda a ser ella misma en la vida real sabiendo que no le debe nada a su cita.
La joven de 29 años aconsejó a otras chicas que se dedican a lo mismo que buscan amor que siempre sean honestas sobre su trabajo desde el comienzo de una relación, aunque no todo el mundo se sienta cómodo con la idea de que su pareja muestre su cuerpo en línea.
Los clientes pueden ver a las chicas de cámara como personas que están allí únicamente para su entretenimiento, pero está claro que las habilidades y cualidades que las mujeres desarrollan a través del trabajo pueden tener una gran influencia en su vida cotidiana.
En última instancia, el trabajo puede beneficiar las interacciones por las que no se les paga y ayudar a encontrar a la persona adecuada con quien compartir la vida, tanto dentro como fuera de la cámara.

Fuente: El Diario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios