Líbano: El saldo de la explosión en Beirut es de al menos 73 muertos y más 3,000 heridos


Advertencia: las imágenes y algunos contenidos de esta historia pueden herir la sensibilidad de algunos lectores.
Una fuerte explosión sacudió este martes en el puerto de Beirut y dejó al menos 73 muertos, más de 2,700 heridos, además de daños generalizados en toda la ciudad.


Las autoridades de Líbano culpan de la magnitud sucedido a una gran cantidad de explosivos depositados durante seis años en un almacén en el puerto.
El presidente, Michel Aoun, escribió en Twitter que era “inaceptable” que hubiera 2,750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas de forma insegura.
Se desconoce, sin embargo, qué pudo provocar la explosión.
Videos publicados en internet de quienes grababan el humo que levantaba lo que parecía un incendio muestran una segunda explosión, mucho más grande, que levanta una nube con forma de hongo.
También se puede ver cómo edificios son prácticamente destruidos por la onda expansiva.
El primer ministro de Líbano, Hassan Diab, consideró que lo sucedido era “un gran desastre nacional” y pidió apoyo internacional.
“Hago un llamamiento urgente a países amigos y hermanos … para que apoyen al Líbano y nos ayuden a sanar nuestras heridas profundas”, dijo.
Aseguró, además, que los responsables serían llevados ante la justicia.
La explosión tiene lugar días antes de un polémico veredicto del juicio sobre el asesinato del exprimer ministro Rafik Hariri en 2005.
Un tribunal de la ONU emitirá el viernes su decisión en el juicio de cuatro sospechosos en el asesinato por coche bomba de Hariri, que se atribuye al movimiento Hesbolá.
Durante los últimos meses, Líbano ha vivido una creciente tensión política, con manifestaciones callejeras contra el gobierno al que atribuyen la peor crisis económica desde la guerra civil de 1975-1990.
¿Qué se sabe de las víctimas?
El ministro de Salud, Hamad Hasan, aseguró a la televisión nacional de Líbano que temían que el número de víctimas podría multiplicarse con el paso de las horas.
Mientras la Cruz Roja libanesa hizo un llamado a donaciones de sangre e informó que numerosas personas continuaban atrapadas entre las ruinas que dejó el impacto.



Según reportaron medios locales, varios hospitales se vieron obligados a desviar a los heridos que llegaban a otras instituciones porque estaban llenos o demasiados dañados.
El Ministerio de Salud hizo un llamado a los médicos para que se ofrezcan como voluntarios en el “lugar más cercano al que pueda llegar”, dada la situación en los hospitales.
El Hospital Dieu informó que allí habían ingresado más de 500 personas y que no podía recibir más pacientes.
El primer ministro de Líbano, Hassan Diab, anunció un “día nacional de luto” para el miércoles.
¿Cuáles fueron los daños?
Fotos y videos muestran importantes daños en la infraestructura de toda la capital, no solo en zonas aledañas al lugar del incidente.
Un periodista de la BBC en el lugar informó que había numerosos cadáveres y daños graves como para dejar el puerto fuera de uso.
Según el Servicio Sismológico de EE.UU. la explosión generó una energía similar a la que generaría un sismo de magnitud 3.3, aunque dado que ocurrió en la superficie (y no bajo tierra, como los terremotos) la intensidad real pudo haber sido mayor.



 El servicio de monitoreo de Internet NetBlocks reportó que hubo una interrupción significativa de la conexión a la red tras la explosión, aunque señaló que no está claro cómo estaba relacionado con lo sucedido.


  
“La interrupción puede afectar la capacidad de comunicarse con testigos presenciales en el lugar”, alertó la empresa.


Vidrio cayendo de todos lados
Hadi Nasrallah, un testigo de la explosión cuenta lo que vivió a la BBC
Vi el fuego, pero aún no sabía que iba a haber una explosión. Entramos al carro y de repente perdí la audición porque aparentemente estaba demasiado cerca. Supe que algo andaba mal.
Y luego, de repente, el cristal del carro se rompió, los cristales de los automóviles que nos rodeaban, los de las tiendas, los edificios. Solo vidrio cayendo de todos lados, edificios temblando.

¿Cuán grande fue la explosión?
Medios locales y testigos contaron que la explosión dejó edificios destruidos y cristales rotos prácticamente en toda la capital.
Residentes de Chipre, una isla a unos 240 km de Beirut también aseguraron haber sentido la onda explosiva.



 Un residente de la capital, Nicosia, dijo a la agencia de noticias Reuters que su casa se sacudió y la periodista chipriota Emilia Papadopoulos afirmó en su Twitter que sintió la explosión en Limassol y pensó que era un terremoto.
¿Qué se sabe de las causas?
Las autoridades de Líbano no informaron de forma oficial sobre las causas de manera inmediata.
Pero luego las autoridades destacaron que había una gran cantidad de explosivos almacenados.
El presidente, Michel Aoun, dijo que era “inaceptable” y detalló que había 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas de forma insegura.
Aún se desconoce de momento qué fue lo que detonó la explosión.



Líbano rechazó las acusaciones de que Israel fuera responsable y un ministro israelí le dijo a la agencia de noticias Reuters que el país no tenía nada que ver con el incidente.
El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Gabi Ashkenazi, aseguró a una estación de televisión local que la explosión fue probablemente un accidente causado por un incendio.

Shock y ansiedad
Por Sebastian Usher, analista de asuntos árabes de la BBC
Los videos e imágenes -no solo de la enorme nube de humo que estalla en Beirut, sino también del daño y la devastación que causó a kilómetros de distancia- han desencadenado una nueva ola de conmoción y ansiedad en Líbano, que ya está al borde de un catastrófico colapso económico.
Apenas unas horas antes de la explosión, manifestantes antigubernamentales habían estado enfrentados con fuerzas de seguridad fuera del Ministerio de Energía, exigiendo una vez más la responsabilidad de los líderes del país.
Desde hace meses, ha habido graves advertencias de hambre en las calles o una reactivación del conflicto sectario si la economía sigue empeorando.
Y la explosión recordará a muchos la bomba que mató a Rafik Hariri.
Los libaneses esperarán que esta última explosión siga siendo una tragedia humana, un accidente, y no un acto premeditado.

¿Cuáles han sido las reacciones?
Tras la explosión, numerosos líderes mundiales reaccionaron ante la noticias. Entre ellos:
·         En un mensaje en Twitter, el presidente egipcio Abdul Fattah al-Sisi dijo que estaba enviando sus “más profundas condolencias y simpatías a nuestros hermanos en el Líbano” y agregó que estaba orando “por la pronta recuperación de los heridos y para consolar a las familias de las víctimas”.
·         La Casa Blanca y el Departamento de Estado indicaron que Trump estaba monitoreando de cerca la situación.
·         El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que la UE “está lista para brindar asistencia y apoyo” y agregó que sus pensamientos estaban con el pueblo del Líbano y las familias de las víctimas.
·         El secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, dijo que su país “se solidarizaba con el pueblo del Líbano”
·         El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, indicó que estaba “listo para proporcionar cualquier asistencia que se considere necesaria”, mientras compartía “profundas condolencias” con el pueblo del Líbano y las personas directamente afectadas.




Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en tus redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios