EL ACTA DE NACIMIENTO DEL PADRE Y LAS DE LOS HIJOS TIENEN LOS MISMOS ERRORES EN EL APELLIDO



 
En la familia dominicana, no es difícil encontrar un miembro de la misma que no tenga algún error en su acta de nacimiento (Ley 659 sobre Actos del Estado Civil, del 17 de julio de 1944).

Las faltas más frecuentes  son en cuanto a los apellidos, tanto paterno como materno, y es que los desaciertos que se han cometido en las actas de nacimiento de los padres, si no se corrigen a tiempo, los hijos e hijas son los que después cargan con los errores.

Años atrás al realizar la declaración de un nacimiento a veces  se aportaban datos incorrectos, o la persona que recibía la información en la Oficialía Civil no era muy capacitada y cometía muchos errores.

CONVIENE SABER que la persona que tiene un error en su acta de nacimiento, lo soluciona haciendo una SOLICITUD DE RECTIFICACIÓN DE ACTA, mediante una instancia firmada por un Abogado (Ley 3-19),  debidamente con un poder especial (artículo 1987 del Código Civil),  vía Junta Central Electoral (Junta del Distrito), con lo cual se apodera al TRIBUNAL SUPERIOR ELECTORAL (Ley 29-11,  del 20 de enero del 2011),  aportando  a la vez, las actas y documentos que prueben que todo se trató de un error material involuntario de escritura.

He conocido familias, que la mayoría de los hijos e hijas en sus actas de nacimiento figura el nombre de  la madre con el apodo en vez del nombre real, y con esos errores han obtenido la ciudadanía estadounidense o europea.

En éste tipo de casos, si la madre no tiene objeción, y el apodo es el nombre por el cual mejor la conocen, y ha realizado algunos de los actos de su vida jurídica con el apodo, tales como: la compra de alguna mejora (artículo 1582 del Código Civil), compra de electrodomésticos,  fe de bautismo, etc., recomiendo que en vez de rectificar o corregir las actas de nacimiento de los hijos,  que podría afectar la posible residencia o ciudadanía americana, que la madre haga un cambió de nombre (artículo 84 Ley 659).

Pero CONVIENE NO CONFUNDIR la rectificación de acta, que solamente toca aspectos de forma, se refiere única y exclusivamente a errores involuntarios; con el cambio de nombre (artículo 80  Ley 659), toca el contenido del acta o el fondo.

Es bueno no confundir tampoco, con una corrección de acta, cuando una persona siempre ha utilizado el apellido de su padre biológico sin éste haberla reconocido, y  cuando la Oficialía le da el acta solamente con el apellido de la madre, lo que procede es un reconocimiento. 

Dr. JOSÉ ALBUEZ
Abogado  Notario




Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com


Comparte esta noticia en tus redes sociales:


Publicar un comentario

0 Comentarios