¿El coronavirus puede permanecer en el aire? Un grupo de 239 científicos responde


Autoridades de salud como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) o la propia Organización Mundial de la Salud no han señalado que las micropartículas de coronavirus puedan flotar en el aire y causar algún tipo de infección. Pero un grupo de 239 científicos publicó una carta abierta con sus consideraciones sobre si el coronavirus puede permanecer en el aire.
“Hacemos un llamado a la comunidad médica y a los organismos nacionales e internacionales pertinentes para reconocer el potencial de propagación en el aire de COVID-19. Existe un potencial significativo de inhalación de virus en gotitas respiratorias microscópicas (microgotas) en distancias cortas a medias, y estamos abogando por el uso de medidas preventivas para mitigar esta ruta de transmisión aérea”, escriben los especialistas, liderados por Lidia Morawska, profesora de ingeniería ambiental y experta en ciencias de aerosoles en la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia.
“Los estudios realizados por los firmantes y otros científicos han demostrado más allá de cualquier duda razonable que los virus se liberan durante la exhalación, la conversación y la tos en microgotas lo suficientemente pequeñas como para permanecer en el aire y presentar un riesgo de exposición a distancias de más de 1 a 2 metros de un individuo infectado”, agregaron.
El texto, publicado por la revista Clinical Infectious Diseases, asegura que la mayoría de las organizaciones de salud pública, como la OMS, no reconocen la transmisión en el aire a excepción de los aerosoles generados en entornos sanitarios, pero “en nuestra evaluación colectiva tenemos evidencia más que suficiente”, y para controlar la pandemia, “todas las rutas de transmisión deben interrumpirse”, afirman.
Medidas precautorias adicionales
Lavarse las manos y mantener la distancia social son medidas apropiadas pero insuficientes, continúan, particularmente cuando “este problema es especialmente agudo en interiores o ambientes cerrados, particularmente aquellos que están llenos y tienen ventilación inadecuada”.
Los firmantes de la carta, con diferentes afiliaciones médicas y especialidades, señalan algunas medidas para mitigar este riesgo, como proporcionar ventilación natural y evitar la recirculación de aire en edificios públicos, entornos laborales, escuelas, hospitales y residencias de ancianos; complementar la ventilación general con controles de infección en el aire, como filtración de alta eficiencia y luces ultravioletas germicidas; además de evitar el hacinamiento en edificios y transporte públicos.
Este asunto es de mayor importancia ahora, cuando los países vuelven a abrir después de los confinamientos, y llevan a las personas a los lugares de trabajo, y a los estudiantes a las escuelas, colegios y universidades. Esperamos que nuestra declaración aumente la conciencia de que la transmisión aérea de COVID-19 es un riesgo real y que las medidas de control, como se describió anteriormente, deben agregarse a las otras precauciones tomadas, para reducir la gravedad de la pandemia y salvar vidas”, finalizan los expertos.
Por su parte, Donald Milton, profesor de salud ambiental en la Universidad de Maryland y el otro autor principal de la misiva, le dijo a CNN que las agencias de salud “no quieren hablar sobre la transmisión en el aire porque eso hará que la gente tenga miedo“, pero “la mejor vacuna contra el miedo es el conocimiento y el empoderamiento de las personas para que se cuiden”, aseveró.

Fuente: El Diario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios