VENDIÓ LA CASA ANTES DE MORIR, LOS HIJOS LA RECLAMAN PORQUE NO ESTABA EN SU SANO JUICIO


El artículo 504 del Código Civil (Dominicano), establece que; “Después de la muerte de una persona, no podrán ser impugnados, por causa de demencia, los actos por él mismo otorgados, si no hubiere sido declarada su interdicción o solicitada antes de su muerte, excepto en el caso de que la prueba de la demencia resulte del acto mismo que se impugnaba”.

CONVIENE DIFERENCIAR, los actos que una persona realiza sin existir una demanda en interdicción (artículo 498),  o mucho menos existir una sentencia de interdicción; no obstante ser una persona de avanzada edad, con apariencia de haber perdido parte de sus facultades mentales, o una persona que haya sufrido un accidente cerebrovascular (ACV), y le haya afectado su  lucidez mental, etc.

Con los actos que lleva a cabo una persona a pesar de haber sido declarado interdicto por el Tribunal; con relación a los primeros, en la práctica es frecuente escuchar a algunos hijos decir, papá vendió la casa, pero él ya no estaba en sus cabales, voy a demandar la nulidad de la venta porque mi padre no estaba en capacidad de vender (artículo 1124 del Código Civil, modificado por la  Ley 390, del 14 de diciembre de 1940).

Algunos hijos dicen que la madre o el padre está loco, pero es para que no venda la casa, la finca, el solar y apartamento, y después de una posible muerte, quedarse con el bien inmueble; pero cualquier persona puede vender su casa si no está declarado incapaz por la ley; en éste caso, si no ha sido declarado interdicto mediante sentencia por el Tribunal; pero también sucede, que algunos hijos cuando no pueden impedir que el viejo o la vieja en vida venda el terreno, a lo mejor para disfrutar algo en vida de lo que trabajó, o para curar alguna enfermedad; entonces después que mueren quieren demandar la nulidad de la venta, porque supuestamente el viejo o la vieja era ya demente, pero esto es difícil de probar en un Tribunal, ya que la prueba de la demencia debe resultar del acto mismo, lo que se llama la prueba intrínseca.

ES BUENO SABER, que hoy en día, algunos hijos demandan la interdicción al padre o a la madre, solamente con el propósito de quitarle la administración de los bienes, ya que la persona declarada interdicto es similar a un niño (artículo 509 del Código Civil), y ocurre con más frecuencia, cuando existen hijos de diferentes matrimonios (Ley 659); en cuanto a los actos ejecutado por una persona declarada interdicto por sentencia de un Tribunal, son nulos de derecho (artículo 502 del Código Civil).


Dr. JOSÉ ALBUEZ

Abogado Notario

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios