EL PAPEL ACTIVO DEL JUEZ LABORAL. LÍMITES Y ALCANCE


El Código Laboral Dominicano contiene varias disposiciones o articulados que le otorgan la facultad al juez laboral, para disponer de oficio la realización de medidas que le permiten sustanciar y edificarse con relación a un caso determinado, dentro de esas disposiciones podemos citar los artículos 494 (información a las oficinas públicas y otros…), 558 (inspección de lugares), 564 (informe pericial), 575 (comparecencia personal), 536 (medida de instrucción). El juez tiene muchos poderes, puede designar árbitros para solucionar conflictos económicos, ordenar la comparecencia de informantes y peritajes. Lo más importante es saber que durante la audiencia el Juez tiene un poder inmenso.

El papel activo del Juez laboral le permite dictar, motu proprio, cualquier medida de instrucción[1]con la cual se pretenda disipar dudas e insuficiencias no cubiertas por las partes, como es el hecho de que la Corte otorgue un plazo a la recurrente para que deposite una copia certificada, o por el secretario del tribunal de primer grado, o requerirle a éste el envío de la misma, por haberse depositado una copia fotostática de la sentencia impugnada en el recurso de apelación.  

En virtud de mentado papel activo, el juez laboral no puede declarar inadmisible la demanda o un recurso de apelación, por presumir como falta de interés la ausencia del demandante o apelante a la audiencia de producción y discusión de las pruebas, por ser contrario, no solo al papel activo que le corres­ponde al juez de trabajo, sino también al principio de la materialidad de la verdad, según el cual, en el proceso laboral debe prevalecer el fondo sobre la forma, debe conocer del fondo del asunto aun frente al defecto del demandante o apelante.[2]Pero también fue juzgado, que aun ante la incomparecencia de una parte, el papel activo del juez laboral no le obliga a ordenar medidas adicionales, si considera suficientes las pruebas aportadas.[3]

Los jueces del fondo deben ordenar medidas de instrucción, en uso de su papel activo: a) para determinar el monto de los salarios, y no limitarse a señalar que una certificación no tenían el valor probatorio suficiente para desvirtuar la presunción consagrada en el art. 16 C.Tr.; b) para la sustanciación del proceso y no limitarse a pronunciar el descargo puro y simple de la apelación, ante la falta de concluir del demandante o apelante; c) para verificar la validez de una sentencia depositada en copia y no declarar la inadmisibilidad del recurso de apelación.

Asimismo, pueden, en uso de su papel activo: a) disponer de oficio el depósito de documentos en cualquier estado de causa, siempre que garanticen el derecho de defensa de las partes, no obstante las restricciones de los Arts. 544 y sgtes. del C.Tr.; b) ordenar medidas de instrucción para precisar la fecha del despido, y no rechazar el pedimento de prescripción de la acción ante la indeterminación de la citada fecha; c) ordenar la reapertura de los debates de oficio para que el trabajador tenga la oportunidad de depositar la comunicación de la dimisión, ya que el papel activo del juez laboral lo permite y con ella se busca crear las condiciones para dictar un fallo justo; d) conceder a un demandante derechos no reclamados en su demanda introductiva de instancia, pero ello sólo es válido dentro del ámbito de la jurisdicción de primera instancia y no ante el tribunal de alzada; e) establecer que el salario a tomar en cuenta para el cómputo de las prestaciones es mayor al invocado por el empleador y menor que el alegado por el trabajador, sin que esto constituya violación al principio de la inmutabilidad del proceso, ni un fallo ultra petita.

Si bien es cierto que el juez laboral en virtud del papel activo, el cual le permite dictar, motu proprio, cualquier medida o impulso procesal de oficio, no menos cierto es, que existen limitaciones a la misma, por ejemplo: a) no puede motorizar el conocimiento de los asuntos, sustituyendo a las partes, solicitando la fijación de audiencias y haciendo las notificaciones de lugar; b) no está obligada la corte a ordenar el sobreseimiento del conocimiento del fondo del recurso de apelación, si ninguna de las partes ha concluido en ese sentido, aun cuando la corte esté enterada del pedimento de suspensión de la ejecución de las sentencias incidentales; c) la Corte está impedida de tomar decisiones que agravan la situación del apelante, imponiéndole condenaciones mayores que las impuestas en primer grado, en razón de que la facultad del juez laboral de dar la calificación que corresponde a la terminación del contrato o de imponer condenaciones no solicitadas por el demandante, se circunscribe al Juzgado de Primera Instancia; d) no puede variar el objeto de una demanda o de un recurso de apelación, so pena de violar el principio de la inmutabilidad del proceso.

El papel activo y los fallos ultra y extra petita. El hecho de que el trabajador no alegue su no inscripción en el Seguro Social, no impide al juez determinar tal hecho, sin que con ello falle extra petita; Asimismo, una vez establecida la verdadera causa de terminación del contrato y en el ejercicio de su papel activo, no falla ultra petita el Juez que, sin habérselo solicitado el trabajador, condena al empleador al pago de una asistencia económica en vez del preaviso y cesantía demandados, pues lejos de aumentar las pretensiones del trabajador, las redujo, por cuanto la asistencia es de un monto menor al que le correspondería por concepto de auxilio de cesantía.

El juez laboral puede fallar ultra y extra petita, pero esa facultad está limitada al Juzgado de Primera Instancia. La Corte de Trabajo no puede imponer al apelante principal una obligación no contemplada en la sentencia recurrida, pues le agravaría su situación, lo cual es violatorio de las reglas de la apelación. Asimismo, la decisión de excluir al demandado, cuando lo que solicitó fue el rechazo de la demanda por no haber sido empleador del demandante, no constituye un fallo extra petita, porque tiene el mismo efecto.

El papel activo de cara a la jurisprudencia más reciente de la Suprema Corte de Justicia. El papel activo del juez laboral no significa que él asuma el papel de las partes en el proceso y el fardo de la prueba que le corresponde al trabajador en una terminación del contrato de trabajo por desahucio del trabajador, cuando el empleador niega su realización, tampoco que el juez sustituya per se, las pruebas que una de las partes debe aportar, cuando las que ha depositado carezcan de verosimilitud y credibilidad, no obstante el principio de la búsqueda de la verdad material y el particularismo propio de la materia laboral, pues eso equivaldría a romper el equilibrio y armonía del proceso como tal, más aún, porque la falta de prueba de una parte no puede ser cubierta por las disposiciones del artículo 534[4]del CT.

Por último, para poder entender este problema hay que concebir que el derecho del trabajo está constituido por una serie de reglas imperativas que se imponen tanto al juez como a las partes y en consecuencia ninguno de ellos puede hacer caso omiso. El derecho del trabajo tiene un carácter proteccionista del trabajador (tuitivo), por eso hay unas reglas que determinan la decisión que debe y puede tomar el juez, siempre que constate una situación específica.

Decisiones consultadas: No. 9, Ter., Abr. 2001, B.J. 1085. No. 30, Ter., 17 Dic. 1997, B.J. 1045. No. 24, Ter., Abr. 2012, B.J.1217. No. 54, Ter., Mar. 1999, B.J. 1060. No. 29, Ter., May. 2012, B.J. 1218. No. 1, Ter., Feb. 1998, B.J.1047; No. 22, Ter, Feb. 1998, B.J.1047; No. 30, Ter., Ago. 1998, B.J. 1053; No. 53, Ter., Ene. 1999, B. J. 1058. No. 4, Ter., Sept. 2009, B.J. 1186. No. 20, Ter., Jul. 2004, B.J. 1124. No. 8-B, Ter, 12 Dic. 1997, B.J. 1045 (En la página web de la S.C.J. esta sentencia aparece con el No. 48). No. 18, Ter., Feb. 2010, B.J. 1191. No. 2, Ter., Feb. 2005, B. J. 1131; No. 10, Ter., Ago. 2006, B.J. 1149. No. 1, Ter., Jul. 2002, B.J. 1100. No. 2, Ter., Feb. 2005, B. J. 1131; No. 10, Ter., Ago. 2006, B.J. 1149. No. 2, Pl., Dic. 1999, B. J. 1069; No. 05, Pl., Sept. 2000, B. J. 1078. No. 5, Pl., Ene. 2000, B. J. 1070. No. 21, Ter., Mar. 2001, B.J. 1084. No. 2, Ter., Feb. 2005, B. J. 1131; No. 8, Ter., Ene. 2006, B. J. 1142. No. 48, Ter., Jul. 1998, B.J. 1052. No. 41, Ter., Oct. 1998, B.J. 1055. . No. 5, Pl., Ene. 2000, B. J. 1070. No. 21, Ter., Dic. 2007, B.J. 1165. No. 36, Ter., Sept. 2010, B.J. 1198.
  




[1] No. 9, Ter., Abr. 2001, B.J. 1085. No. 30, Ter., 17 Dic. 1997, B.J. 1045.
[2] No. 24, Ter., Abr. 2012, B.J.1217.
[3] No. 54, Ter., Mar. 1999, B.J. 1060.
[4] Art. 534.- El juez suplirá de oficio cualquier medio de derecho y decidirá en una sola sentencia sobre el fondo y sobre los incidentes, si los ha habido, excepto en los casos de irregularidades de forma.



 Por: Lic. Romeo Trujillo Arias
         Abogado / Catedrático Universitario




Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios