Confinados en el desierto y sin esposas: así luce el planeta béisbol que los peloteros no quieren habitar


La idea de jugar, al menos en su inicio, la temporada de las Ligas Mayores a puerta cerrada y en Arizona como sede neutral para garantizar que el espectáculo del béisbol regrese por lo pronto a las transmisiones televisivas, parece no agradar del todo a los peloteros, quienes encuentran en distanciarse de sus familias el principal obstáculo para que esto se concrete.
“No sé si podría mirar a mis hijos solo a través de una pantalla durante cuatro o cinco meses. Lo mismo ocurre con mi esposa”, opinó el pitcher estelar de los Red Sox de Boston, Chris Sale, quien si bien no jugaría la campaña del 2020 por someterse a la operación de Tommy John, comenta que ese es el mismo sentir de muchos jugadores.
“Eso es un largo tiempo. Pero ya se han tenido escenarios complicados en el pasado. Creo que hay muchas cosas que hacer “, agregó Sale para la agencia AP.
 

Asimismo, el pitcher de los Brewers de Milwaukee, Brett Anderson, puso énfasis en el alejarse de sus seres queridos entre los cuatro y cinco meses que pudiera durar la campaña. “Todo comienza y termina aquí”, escribió en su cuenta de Twitter, refiriéndose al apartado de las implicaciones por estar distanciados de sus familiares.
En ese mismo sentido, el reportero Mike Puma, del New York Post, compartió que un jugador de los Mets que pidió el anonimato también puso en consideración el factor climático y comentó lo siguiente: “Es el desierto… Las cosas no viven ahí, mueren ahí”.
Sin embargo, también hay voces que apoyan la medida u optan por verle el lado positivo, como el manager de los Royals de Kansas City, Mike Matheny, quien espera esto sea tan solo temporal.
“Tal vez no sabremos cuándo nos podríamos reencontrar con nuestras familias, pero confiemos en que las autoridades de salud en algún momento decidan que ya lo podemos hacer”, apuntó Matheny. “Mientras tanto, debemos hacer algo que ayude al proceso de cura”.
Por su parte, el relevista de los Yankees de Nueva York, Adam Ottavino, o el tercera base de los Rockies de Colorado, Nolan Arenado, privilegian su postura de jugar bajo estas circunstancias en vez de cancelar.

Fuente: LaOpinión

Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com
Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios