COMPRÓ UN VEHÍCULO DE MOTOR, PERO NO HIZO EL CONTRATO DE VENTA


Un propietario de un vehículo de motor (Ley 63-17), tiene dos formas de justificar su derecho de propiedad de su vehículo, el primero es con el original de la matricula que figure a su nombre, y el segundo, con el original de contrato de compraventa, firmado por la persona que indique la matricula como propietario registrado,  éste acto de venta, debe tener anexo la matricula original y copia de la cédula del vendedor.

Puede suceder, que existan dos (02) actos de ventas, porque el primer comprador no ha realizado la transferencia, entonces, el segundo acto de venta se instrumenta en base al primer contrato.

pero lo que nunca prueba el derecho de propiedad frente a la Dirección General de Impuestos Internos, ni de la Policía Nacional, tampoco frente a un posible comprador, es que el propietario de un vehículo, solamente tenga como documento un recibo de pago, porque a la hora de hacer el negocio no se hizo el contrato de compraventa.

Tampoco prueba su derecho de propietario de un vehículo de motor, una persona que tenga un contrato pre-impreso en blanco, solamente con la supuesta firma del vendedor, que es la forma en que operan algunos dealers de vehículos en el país, y algunas personas que se dedican a comprar vehículos para luego revender.

CONVIENE NO CONFUNDIR, lo que es un DESCARGO DE VEHÍCULO (Ley 492-08), que es cuando el VENDEDOR de un vehículo de motor, en razón de que EL COMPRADOR se ha descuidado en hacer la transferencia, denuncia la venta a la Dirección de Impuestos Internos (DGII), y además,  EL VENDEDOR se evita en  lo adelante, posible demanda civil  y penal (artículos 1 y 5  Ley 492-08, 1382, 1383 y 1384 del Código Civil, Ley 63-17), motivo por el cual, el VENDEDOR DEL VEHÍCULO, siempre se debe de quedar con un original del acto de venta y copia de la cédula del comprador, para que en caso de ser necesario, pueda hacer el descargo del vehículo, de lo contrario no podrá, y se expone a una demanda en el hipotético caso de un choque, o un delito que se cometa en el vehículo vendido.

LA TRANSFERENCIA la hace EL COMPRADOR, cuando luego de cumplir con el procedimiento de rigor, pone la matricula a su nombre en la DIRECCIÓN GENERAL DE IMPUESTOS INTERNOS.


Por: Dr. JOSÉ ALBUEZ
        Abogado Notario

Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com
Comparte esta noticia en las redes sociales:


Publicar un comentario

0 Comentarios