Acusan a equipos de Ligas Mayores de explotación infantil en academias de República Dominicana


Desde hace varias décadas, República Dominicana se ha distinguido por ser uno de los principales semilleros de talento en el béisbol de las Ligas Mayores, fenómeno que no solo se ha manifestado en mayor presencia de los jugadores quisqueyanos en la ‘Gran Carpa’, también en la apertura de escuelas de desarrollo de peloteros en este país latinoamericano.
Sin embargo, atrás del glamour en los parques de pelota y los contratos millonarios, se ocultan una serie de prácticas que involucran la explotación de menores de edad a costa de la ilusión de convertirse en peloteros profesionales y con ello brindarles a sus familias la oportunidad de alejarse de un entorno de marginación y pobreza.
De acuerdo a un reportaje publicado por Christian Red and Teri Thompson para el diario USA Today, cientos de prospectos menores de edad hacen acuerdos verbales con los clubes de las Ligas Mayores a cambio de la promesa de un lucrativo bono de cientos de miles o millones de dólares por la firma de un contrato una vez que cumplen los 16 años, edad mínima en la que un jugador puede ser contratado, por lo que cualquier trato previo a esa edad, viola las reglas del béisbol e incluso de las leyes estadounidenses.
Dichas prácticas ya habían sido denunciadas con anterioridad, pero la nueva evidencia ha llegado a partir del testimonio de Rudy Santin, un destacado cazatalentos de origen cubano, quien luego de haber trabajado por más de 25 años para las Ligas Mayores, dirigía una academia de béisbol en República Dominicana hasta su muerte el pasado 3 de mayo a causa de un mal cardiaco.
“Tengo 60 años, acabo de tener un derrame cerebral y no sé cuánto más viviré”, dijo Santin en entrevista para USA Today en marzo, semanas antes de morir. “Pero al menos sé que estoy haciendo lo correcto”, agregó.
Según los reportes, los equipos llegan a tratos de palabra con los jugadores para que puedan mantenerlos alejados de los competidores y luego recortar su valor en el mercado o abandonarlos, dejando a los jóvenes prospectos a la deriva y en muchas ocasiones con deudas familiares a prestamistas que cobran tasas de interés elevadas en función de las ganancias futuras.
De acuerdo a Santin, se reunió en un par de ocasiones con agentes del FBI, además de denunciar este tipo de casos con la propia oficina central de las Ligas Mayores y la Asociación de Jugadores ligamayoristas; sin embargo, nunca notó que hubiera la intención de cambiarlo, por lo que ahora está en manos de las autoridades llegar al fondo de estas investigaciones.

Fuente: LaOpinión 

Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios