“PRINCIPIO IURA NOVIT CURIA”. LIMITES Y ALCANCE (3 de 4)

El ejercicio o aplicación del principio iura novit curia, no implica una violación al principio de la inmutabilidad del proceso, según el cual la causa de la acción judicial no puede ser modificada en el curso de la instancia, puesto que siendo la causa de la demanda la razón de la pretensión, o sea el fundamento jurídico inmediato del derecho deducido en juicio, la razón y el fundamento mismo del derecho, ya sea invocado expresamente o aceptado implícitamente, la misma es independiente de la calificación jurídica que se le otorgue.

En una casuística presentada por ante la SCJ, el derecho a indemnización reclamado por una parte, era por la negligencia e imprudencia alegadamente cometida por los demandados en el ejercicio de su profesión y esta se mantuvo inalterable independientemente de que la misma haya sido originalmente calificada por la demandante como una falta cuasidelictual y la corte la haya recalificado como un incumplimiento contractual (SCJ, 1a Sala, 18 de marzo de 2015, núm. 186).

En esa decisión, a pesar de que no se habla expresamente de violación al derecho de defensa como un obstáculo para la aplicación del principio iura novit curia, no significa que no haya que respetar el derecho de defensa de las partes.

Si bien es cierto que el juez tiene la obligación de resolver los litigios que son sometidos a su consideración, conforme a las leyes que rigen la materia, aun cuando la aplicación de estas leyes no hubieren sido expresamente requeridas por las partes, en aplicación del principio iura novit curia, no menos cierto es, que para la aplicación de esta regla a fin de no acarrear consecuencias injustas debe ser limitada en su aplicación, en el sentido de oír previamente a las partes, cuando el tribunal pretende formar su decisión en argumentos jurídicos no aducidos por estas, que entrañen modificación dada a los hechos en el debate y en la norma aplicable.[1]

No hay aplicación del principio iura novit curia cuando el tribunal viola los límites de su apoderamiento, el principio de inmutabilidad del proceso, el principio dispositivo del procedimiento civil, así como el principio de congruencia, no obstante dichos principios ser atenuados por el principio de autoridad en virtud del cual se reconocen facultades de dirección suficientes al juez para dar la verdadera calificación jurídica a los hechos.[2]

Conforme al principio relativo a la inmutabilidad del proceso, la causa y el objeto de la demanda, como regla general, deben permanecer inalterables hasta la solución definitiva del caso, salvo la variación que pueda experimentar la extensión del litigio a consecuencia de ciertos incidentes procesales. Asimismo, el principio dispositivo que rige el procedimiento civil considerado como una limitación a las facultades de los jueces impidiendo -por regla general- que se pronuncien sobre aspectos que las partes no han sometido a su consideración. Por otro lado, se encuentra el principio de congruencia, considerado como la exigencia de una identidad entre la materia, partes y hechos de una litis incidental o sustantiva y lo resuelto por la decisión judicial que la dirime.

Existe una marcada diferencia entre causa de la acción judicial y calificación jurídica, así como una atenuación al principio dispositivo que rige el procedimiento civil, cuando la causa y fundamento del derecho a indemnización reclamado por una parte, consiste por ejemplo, en la negligencia e imprudencia alegadamente cometida por la otra parte, en el ejercicio de su profesión y esta se mantiene inalterable independientemente de que la misma haya sido originalmente calificada por la demandante como una falta cuasidelictual y la corte la haya recalificado como un incumplimiento contractual.[3]

En un caso en que la corte varió el fundamento jurídico de la demanda original al momento de ordenar el sobreseimiento de la litis y luego de que se le depositaran los documentos justificativos del levantamiento del sobreseimiento decidió sobre el fondo de la contestación, sin fijar una nueva audiencia a los fines de que las partes se defendieran en base a la nueva calificación jurídica de la demanda. Para la aplicación del principio iura novit curia las partes deben tener la oportunidad de presentar sus respectivas posiciones y los argumentos legales en apoyo a la nueva orientación dada por el tribunal al caso. [4]

Continúa…



[1] SCJ, 1a Sala, 5 de agosto de 2015, núm. 779, B. J. 1257.
[2] SCJ, 1a Sala, 4 de noviembre de 2015, núm. 1057, B. J. 1260.
[3] SCJ, 1a Sala, 10 de febrero de 2016, núm. 94.
[4] SCJ, 1a Sala, 14 de septiembre de 2016, núm. 1040.



Por: Lic. ROMEO TRUJILLO ARIAS
Abogado / Catedrático Universitario


Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios