Docenas en Nueva York habrían seguido la absurda “broma” de Trump y consumieron desinfectantes como Lysol


Nueva York, EE.UU.- Un número inusualmente alto de neoyorquinos contactó a las autoridades de salud de la ciudad por temor a haber ingerido lejía u otros productos de limpieza en las 18 horas que siguieron al consejo del mandatario Donald Trump de que inyectarse tales productos podría curar el coronavirus, informó Daily News.
El Centro de Control de Envenenamiento, una subagencia del Departamento de Salud de la ciudad, manejó un total de 30 casos de posible exposición a desinfectantes entre las 9 p.m. del jueves y las 3 p.m. del viernes.
Ninguna de las personas que los contactó murió o requirió hospitalización, dijo el portavoz del Centro.

En comparación, ese número de casos (30) fue casi el triple de los 13 procesados en el mismo período de 18 horas el año pasado.
De los casos reportados entre el jueves y el viernes, nueve fueron específicamente sobre la posible exposición a Lysol. Diez se referían a lejía y 11 a limpiadores domésticos en general, enumeró el portavoz.
Durante la sesión informativa del coronavirus del jueves por la noche en la Casa Blanca, Trump sugirió que los médicos podrían curar el coronavirus inyectando desinfectantes como lejía directamente en los pulmones de sus pacientes.
“Sería interesante comprobar eso… Me parece interesante”, dijo Trump, dirigiéndose a sus asesores de salud y pidiéndoles que investigaran.

El viernes por la tarde, luego del rechazo generalizado de los expertos médicos dentro y fuera de EEUU, Trump afirmó que su peligrosa sugerencia había sido “una broma”.

Fuente: El Diario


Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios