Diferencia y uso adecuado de los términos RESOLUCION, RESCISION, RESILIACION y NULIDAD” (1 de 3)

Diferencia y uso adecuado de los términos RESOLUCION, RESCISION, RESILIACION y NULIDAD” (1 de 3)



La creencia colectiva en un derecho equivale a la existencia de ese derecho. O lo que es lo mismo, que un error comúnmente extendido se torna derecho. Es la traducción de la locución latina “Error communis facit ius”, que puede traducirse en español como "El error común crea derecho".-

El uso correcto del lenguaje jurídico es la principal herramienta de todo jurista. Ejercer el Derecho de una manera eficaz implica el empleo de un correcto lenguaje jurídico. Un buen uso del lenguaje jurídico radica en su adaptación tanto al interlocutor como a la situación en la que se emplea.

Veo con mucha preocupación el uso inadecuado por parte de muchos abogados y abogadas, de términos jurídicos que aunque parezcan sinónimos realmente tienen significados y efectos muy distintos. Y es el caso por ejemplo de los términos Resolución, Rescisión, Resiliación y Nulidad.

Ciertamente, existen términos jurídicos que dependiendo de la materia de que se trate, tienen igual efecto, y es el caso por ejemplo, de las palabras aplazamiento, reenvío y prorroga. El primero es utilizado mayormente en materia civil, el segundo en materia penal y el tercero en materia laboral, pero vemos que en la práctica jurídica son utilizados indistintamente sin importar la materia de que se trata, pero repito, aunque el efecto es el mismo, denota para aquel que la presenta cierto desconocimiento y que sin embargo, tolerarlas equivale a validar errores que no se justifican en una legislación que debe ser clara y precisa.

Por ahora nos vamos a limitar, lo más resumido posible, a establecer las diferencias y efectos entre los términos Resolución, Rescisión, Resiliación y Nulidad, que también erróneamente son utilizados mayormente como sinónimos por los usuarios del sistema judicial.

La RESOLUCIÓN, es la aniquilación del contrato por la inejecución de las condiciones del mismo por una de las partes, o por la ejecución parcial o defectuosa, lo que da lugar a que la parte afectada pueda demandar judicialmente, el cumplimiento de la obligación, o bien demandar la resolución del contrato (art. 1184 Cód. Civ.). La resolución puede resultar también de las cláusulas del contrato (art. 1183 Cód. Civ.) o de la Ley (arts. 1657 y 1722), cuando se trata de una donación con cargos, el Código Civil usa la palabra revocación (arts. 955 y ss).

En el caso de la Resolución, sus efectos son retroactivos, lo que significa que el contrato nunca concluyó. La Resolución borra todos los efectos producidos por el contrato desde el momento en que se suscribió.

Es importante resaltar, que el primer párrafo del artículo 1184 del Código Civil, expresa correctamente que la acción resolutoria se sobreentiende en los contratos sinalagmáticos cuando una de las partes no cumple su obligación. Pero en sus segundo y tercer párrafos no guarda igual compostura, porque en lugar de seguir empleando la terminología jurídica adecuada, insiste en el uso del término rescisión.

Los articulo 1658 y siguientes del Código Civil Dominicano, se refieren a la nulidad y rescisión de la venta, cuando debió expresar nulidad y resolución, que son los vocablos jurídicos apropiados para las situaciones que allí se contemplan. Exceptuando el artículo 1183 y el primer párrafo del artículo 1184, podría asegurar que donde el legislador francés usó resolución y resiliacion, el dominicano empleó invariablemente rescisión, originando la confusión que todavía predomina en nuestro lenguaje jurídico.

Continua…

Lic. Romeo Trujillo Arias

Abogado / Catedrático Universitario

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios