De película: rescatan a náufrago por mensaje escrito en la arena en islote de Nueva York

Nueva York, EE.UU.- Un profesor de secundaria de Queens (NYC) fue rescatado de una isla desierta de ese condado, donde quedó varado tras navegar en un kayak.
El temerario navegante, quien no quiso ser identificado por su nombre, narró a CBS2 cómo la policía lo avistó desde el aire tras escribir un inmenso y directo mensaje en la arena, usando un pedazo de madera flotante: HELP (ayuda).
Un video aéreo divulgado por la policía de Nueva York muestra al hombre de 36 años saltando y agitando los brazos en la arena, en una escena típica de Hollywood.
El profesor de Ciencias, residente de Forest Hills, había estado atrapado allí durante 12 horas.
“Era muy poco probable que me encontrara con alguien”, dijo tras ser rescatado.
El ávido amante de la naturaleza narró que salió en su kayak el jueves por la mañana, como lo había hecho innumerables veces antes, para un viaje a Ruffle Bar, una pequeña isla abandonada a dos millas de la costa de Floyd Bennett Field, en Jaimaica Bay.
“Es una actividad socialmente distante”, dijo, en relación a las normas vigentes de la pandemia, que han paralizado además el tráfico en el aeropuerto JFK, próximo a esa isla.
El clima estaba tranquilo cuando se embarcó, pero al salir de la isla de 140 acres, el viento se levantó y las olas eran agitadas. Antes de la mitad de la bahía, el kayak comenzó a hundirse.
“Se volcó y me caí”, dijo. Nadando regresó a Ruffle Bar, con la ropa y el teléfono celular empapados, por lo que no pudo usarlo.
“Encontré un encendedor y milagrosamente funcionaba, así que hice un pequeño fuego en la playa”. Pero las horas pasaron y nadie vino.
“Era probable que pasara la noche allí”, dijo. “Hay un par de cocos en esa isla que abrí y bebí un poco de agua”.
Entonces comenzó a recoger escombros en la playa con la idea de hacer una balsa e intentar remar de regreso a tierra firme por la mañana de ayer viernes.
Pero antes del amanecer, escuchó un helicóptero zumbar. “El tipo aterrizó y me dijo: ¿vienes con nosotros?”.
El profesor luego se sentía culpable por ocupar el tiempo de personal de primeros auxilios durante la pandemia.
“[Los hombres de la ambulancia] eran dos muchachos de Illinois que vinieron específicamente a Nueva York para lidiar con la situación de COVID“, dijo. “Me sentí un poco avergonzado de estar usando todos estos recursos… pero todos fueron muy amables conmigo y me alegro de haber logrado salir de allí”.
Fuente: El Diario



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios