Creador de pruebas para detectar el COVID-19 dice es “inmoral” vender test a US$100



El laboratorio alemán TIB Molbiol que produce las pruebas de diagnóstico PCR y su fundador, Olfert Landt, dijo que es “inmoral” vender las pruebas del COVID-19 a 100 dólares, ya que aseguran que sus test no son costosos y que con todo el material necesario ascienden a unos 6.50 dólares, incluyendo el costo de laboratorio que no debería ser más de US$10.
“Es inmoral vender una prueba del COVID-19. Están explotando la escasez y el miedo de la gente”, expresó.
El fundador de TIB Molbiol aseveró “que la prueba se esté vendiendo en algún lugar en 100  dólares, significa que alguien se está embolsado 90 restantes”.
Olfert Landt exhortó a países como México, donde una prueba oscila entre 100 y 300 dólares, a buscar un consenso entre laboratorios, proveedores y autoridades sanitarias para establecer un tope al precio.
En ese sentido, manifestó que no entiende que un país como México con más de 120 millones de habitantes no se haya pertrechado de suficientes pruebas, ya que asegura que el costo para ese gobierno no es un argumento.
“El gobierno mexicano podía haber solicitado a través del gobierno alemán una cotización», dijo.
 El biólogo argentino Eduardo Thuroff cuenta como han reaccionado otros países a diferencia de México, en el caso de Chile que mandó un avión de las fuerzas chilenas a Fráncfort, a donde fueron enviadas desde Berlín unos 4,000 kits de pruebas para realizar unas 400,000 detenciones. De igual formas las Islas Canarias también recibió estos kits.
El experto explicó que es importante que los países entiendan que no es necesario pedir la misma cantidad de kits. “Por cada 100 kits para detectar el Sars-Cov-2, imprescindibles para la detección, bastarían 20 o 30 kits para confirmar y sólo 5 para identificar otros coronavirus”.
Gastón Fumero, responsable de TIB Molbiol en Colombia, reveló a su vez que desde ahí se vende productos para los países de la zona, entre ellos República Dominicana, y no sólo pruebas de COVID-19.
«Tenemos una amplia cartera con unos 250 productos. De ese catálogo hay ciertos países que nunca habían ordenado nada. Ahora tenemos pedidos de pequeños países de Centroamérica y el Caribe, como Bahamas, Belice, Trinidad Tobago, Barbados y Santo Domingo. Con el COVID-19 se ha producido una globalización inédita en nuestros pedidos», destacó.

Fuente: N Digital 



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios