Cómo prevenir la propagación del COVID-19 cuando laves la ropa


Es extraño que lavar la ropa se sienta como una misión salvavidas, pero en medio del brote de COVID-19, lavar tu ropa apropiadamente podría ser vital para el bienestar de tu familia.
Lavar la ropa y la ropa de cama de manera segura es particularmente importante si vives con alguien que tiene un caso sospechoso o confirmado del nuevo coronavirus, o con alguien con un sistema inmune comprometido o que trabaja en un hospital u otro lugar donde pueda haber exposición al virus.
Para asegurarte de que estás lavando la ropa, toallas y sábanas de manera efectiva, consulta estos consejos de los expertos.
Mantén la ropa contaminada separada
Si bien los expertos no saben exactamente cuánto tiempo el nuevo coronavirus (oficialmente llamado SARS-CoV-2) permanece infeccioso en la ropa y otras telas, las primeras investigaciones muestran que el virus puede sobrevivir en el cartón durante más de 24 horas y en el metal y el plástico hasta 72 horas, dice Jaimie Meyer, MD, especialista en enfermedades infecciosas y profesora asistente de medicina en la Escuela de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut. Por lo tanto, es posible que el virus siga siendo infeccioso en la ropa durante horas o días. No hay datos disponibles sobre eso todavía.
Si estás cuidando a alguien en la casa que está enfermo o estás lavando la ropa de un miembro de la familia que pudo haber estado expuesto al coronavirus, considera esa ropa contaminada y manténla en un contenedor de ropa separado hasta que sea hora de lavarla.
Además, si puedes, coloca un forro lavable o desechable en ese contenedor de ropa para que puedas lavarlo o tirarlo después de sacar la ropa sucia.
“Como trabajador de la salud, me cambio de ropa inmediatamente después de llegar a casa y la separo con otra ropa expuesta”, dice Koushik Kasanagottu, M.D., residente de medicina interna en el Centro Médico Johns Hopkins Bayview en Baltimore.
Maneja los artículos sucios con cuidado
Cuando laves la ropa sucia de alguien que esté enfermo o hayas estado expuesto al coronavirus, especialmente si hay líquidos corporales en los artículos, usa guantes desechables si es posible y tíralos después de cada uso, de acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC).
También puedes usar guantes reusables, pero asegúrate de usarlos solo cuando limpies y desinfectes artículos o superficies que hayan estado expuestos al virus. Luego mantén los guantes en una bolsa separada. Después de quitarte los guantes, lávate las manos durante al menos 20 segundos con agua y jabón.
Si no tienes guantes, lava la ropa con las manos desnudas y lávate bien las manos una vez que hayas terminado de tocar los elementos contaminados. También ten mucho cuidado de mantener las manos alejadas de tu cara durante este proceso.
Mientras transfieres artículos del contenedor a la lavadora, no sacudas la ropa, ya que podría dispersar el virus por el aire, según dicen los CDC.
Pero “está bien lavar la ropa de alguien que está enfermo junto con la ropa de otros miembros del hogar”, dice Meyer. Siempre que tomes medidas para manejar de forma segura los artículos contaminados, no es necesario hacer una carga por separado para esas sábanas y ropa, según los CDC.
Usa el detergente que prefieras
Lava la ropa y la ropa de camas contaminadas como lo harías normalmente, pero “lava los artículos con la configuración de agua más cálida y apropiada para los artículos y sécalos completamente”, dice el CDC.
Si bien los CDC no recomiendan específicamente el uso de un detergente y cloro, el Scientific Forum on Home Hygiene (Foro científico internacional sobre higiene en el hogar) afirma que el cloro puede ayudar a inactivar los microbios virales en el lavado. Entonces, si estás lavando blancos y colores claros, podrías agregar cloro a la carga. O puedes usar un detergente que contenga un blanqueador de color seguro si es apropiado para la tela.
Además, aunque se necesita más investigación para determinar qué temperatura puede inactivar el virus, Don Schaffner, Ph.D., un microbiólogo y profesor distinguido de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, NJ, explica que todo el proceso de lavado debería eliminar el coronavirus de las telas. Es la combinación de detergente, agua tibia y agitación física en los ciclos de enjuague y centrifugado lo que elimina, inactiva y lava los microbios virales de la ropa.
Una vez que se realiza el lavado, usar una secadora puede ser mejor que colgar la ropa para que se seque porque el calor también puede ayudar a inactivar los microbios virales. Además, las telas secas tienen menos probabilidades de transferir gérmenes que las húmedas.
Desinfecta las superficies de alto contacto
Después de colocar la ropa sucia en la lavadora, desinfecta las superficies en el área de lavado que puedan haberse contaminado con el virus, como las perillas y la puerta de la lavadora.
También limpia el cesto de la ropa con cloro u otro desinfectante doméstico después de quitar la ropa sucia.
Practica el distanciamiento social en lavanderías
Si estás usando una instalación de lavandería compartida, ya sea en un edificio de apartamentos o en una lavandería en tu localidad, también es importante desinfectar las manijas y otras superficies antes de tocar las máquinas para no recoger microbios virales que puedan estar presentes.
Pero lo más importante a tener en cuenta cuando te encuentras en un espacio de lavandería compartido es mantenerte al menos a 6 pies de distancia de cualquier otra persona que esté allí.
“Si vas a una lavandería pública, lo más arriesgado es que haya otras personas”, dice Schaffner. “El virus es mucho menos transferible e infeccioso en una superficie que si alguien con coronavirus tose cerca de ti. Así que practica el distanciamiento social y no te quedes en la lavandería mientras la ropa se está lavando”.
Luego usa desinfectante para las manos o lávate las manos después de irte.
Fuente: Consumer Reports



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios