Un partido de Champions League apresuró la propagación del coronavirus en Italia y España


 El modesto Atalanta de Bérgamo inició el 20 de febrero el camino hacia la actuación más importante de su historia al clasificarse a los cuartos de final de la Champions League ante el Valencia, cuyos aficionados también confiaban en conseguir el boleto ante un rival ‘a modo’. El partido se jugó en San Siro, en Milán.

Se vivió una movilización masiva desde Bérgamo a Milán. Más de 45.000 seguidores se trasladaron vía terrestre hacia el norte de Italia para alentar a sus jugadores. Muchos optaron por viajar en su propio vehículo, pero otros tantos eligieron los trenes y autobuses para llegar al histórico compromiso.
Unos 2,500 valencianistas hicieron también el viaje para apoyar a su equipo en Italia.
 El partido fue hace un mes. Los tiempos coinciden. Es el ambiente ideal para el virus. Miles de personas, a menos de dos centímetros de distancia, entre gritos, abrazos y euforia colectiva. Es probable que a ese partido hayan asistido unos cuantos asintomáticos”, dijo ante la prensa italiana el médico inmunólogo local Francesco Le Forche.
El partido de vuelta se jugó a puerta cerrada y confirmó la superioridad italiana, pero eso no fue suficiente para evitar el paso del COVID-19, varios jugadores del Valencia ya estaban contagiados, ni qué hablar de los aficionados de Bérgamo.

Fuente: El Diario



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios