Las otras consecuencias del coronavirus: se disparan divorcios y violencia doméstica en China



China.- A medida que las cifras del COVID-19 disminuyen en China y el gobierno comienza a flexibilizar algunas medidas como la cuarentena, un número récord de parejas han acudido a las oficinas de registro matrimonial para llenar solicitudes de divorcio y denunciar casos de violencia doméstica después de pasar varias semanas en aislamiento en casa debido a la pandemia. Sigue en vivo las últimas noticias sobre la pandemia 
Una nueva experiencia que ahora comienzan a vivir algunos países europeos y latinoamericanos, y que puede dejar varios matrimonios arruinados.
De acuerdo con el diario Global Times, una publicación del periódico Diario del Pueblo del Partido Comunista de China, algunas ciudades alcanzaron un pico en el número de divorcios como consecuencia del COVID-19.
Las oficinas de registro matrimonial en algunos distritos de Xi'an, capital de la provincia de Shaanxi, en el noroccidente de China, han visto “un número sin precedentes” de citas para solicitar el divorcio desde su reapertura el 1 de marzo.
En medio de los esfuerzos nacionales de control de epidemias, la oficina de registro de matrimonios adoptó un sistema de solicitud de citas por teléfono desde el 1 de marzo y así evitar conglomeraciones en sus despachos.
"Comenzamos a recibir algunas solicitudes de citas a través de llamadas telefónicas el 2 de marzo, y llegaron más citas en los siguientes días", dijo un funcionario de una oficina de registro en Xi'an, que el diario oficial identificó solo con el apellido Wang, y agregó que para el 4 y 5 de marzo la cifra llegó a 14 citas para divorcio, la máxima por día establecida por esa oficina.
Parejas jóvenes en problemas
“Como resultado de la epidemia, muchas parejas han estado juntas en casa durante más de un mes, lo que provocó algunos conflictos subyacentes, y a eso se suma el hecho de que la oficina estuvo cerrada por un mes y, por lo tanto, este despacho ha visto un aumento en las citas para divorcios”, agregó Wang.
Una situación similar ocurre en otra oficina de registro matrimonial en Xi'an, cuyo límite para servicios de divorcio es de cinco citas por día y ya todas están copadas por el resto del mes.
Han, un empleado de esa oficina, asegura que debido a la larga permanencia en el hogar, los conflictos subyacentes comienzan a surgir y dan lugar a divorcios impulsivos. También “hemos recibido algunas solicitudes de citas para divorcio pero luego se arrepintieron” y cancelaron su asistencia.
Por eso sugiere a las parejas que estuvieron en cuarentena que sean serias y prudentes con sus matrimonios y eviten tomar decisiones impulsivas que han llevado a que incluso algunos se arrepientan y vuelvan a casarse a los pocos días de impreso su certificado de divorcio.
Pear Video, un portal de noticias en mandarín especializado en video, señaló que la oficina de registro de matrimonio en Dazhou, provincia de Sichuan, también ha experimentado un aumento temporal en las solicitudes de divorcio debido al coronavirus.
Lu Shijun, jefe del registro, precisó que los jóvenes constituyen el mayor porcentaje de parejas que han solicitado el divorcio en su oficina y aclaró que ellos “tienden a tomar decisiones impulsivas y se niegan a dar marcha atrás cuando les sugerimos que intenten resolver sus problemas primero” antes de tomar la decisión de separse.
Los comentarios en las redes sociales chinas han sido en su mayoría compresivos con la decisión de las parejas de iniciar sus divorcios después de pasar juntos por varias semanas en sus casas, en especial porque han tenido que lidiar con una serie de dificultades causadas por el nuevo coronavirus, incluidas algunas interrupciones en sus rutinas, dificultades económicas y problemas de ansiedad y depresión debido al encierro.
  



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios