Ella tuvo sexo con su pareja, sintió algo raro en su parte íntima y descubrió lo impensable




La historia de una mujer en Estados Unidos a la que se le descubrió pelo de gato en su vagina tras un chequeo ginecológico fue retomada por medios esta semana.


La bloguera Michelle Borrow reveló su historia en el 2015 en un escrito público.


El dilema de la mujer inició con sus dos gatos, Cricket y Donut, quienes dormían con ella en la cama.


De un momento a otro, Borrow comenzó a sentir dolores en el interior de su vagina y la parte baja de su estómago; particularmente, cuando tenía sexo con su pareja.


La mujer pensó que era un efecto del DIU.


Cuando acudió al ginecólogo, el especialista pensó que el uso de tampones podría ser la causa y que algunas fibras de tampón se pudieron haber enredado con las cuerdas de la bobina del DIU.


Pero, cuando el médico comenzó a inspeccionar, descubrió una bola de dos pulgadas de pelo de gato.


Haber tenido sexo sin condón en una cama con poca higiene habría contribuido a la acumulación de los pelos de las mascotas en el interior de su parte íntima.


Desde ese momento, Borrow aprendió la lección: ya no permite que sus gatos duerman en la cama y lava sus sábanas cada 15 días.


Barrow compartió su experiencia en un artículo en la revista xoJane titulado: “Me pasó  a mí : mi ginecólogo halló pelo en mi vagina”. Como era de esperarse, la entrada generó un amplio debate en internet.


Fuente: El Boletín




Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios