Defecto, descargo puro y simple y las vías recursivas en materia civil. variación de criterio por parte de la suprema corte de justicia dominicana



El artículo 434 del Código de Procedimiento Civil, que dispone: “si el demandante no compareciere, el tribunal pronunciará el defecto y descargará al demandado de la demanda, por una sentencia que se reputará contradictoria”; esta disposición también se le aplica a la parte recurrente en grado de apelación.

Es obligación de todo tribunal, ya sea a pedimento de parte o de oficio, previo a pronunciar un defecto y un descargo puro y simple, observar los siguientes hechos: la correcta citación de la parte demandante o recurrente a la audiencia, la no vulneración al derecho de defensa y al debido proceso, que el demandante o recurrente incurra en defecto por falta de concluir y que la parte demandada o recurrida solicitare el pronunciamiento del descargo puro y simple de la demanda o apelación, por lo que ningún tribunal puede ni debe renunciar a la comprobación acostumbrada con el fin de garantizar que no se vulneren aspectos de relieve constitucional que puedan causar lesión al derecho de defensa al cerrarse una vía de recurso.

El defecto del demandante o recurrente se asimila, no a un desistimiento de la acción, sino a un desistimiento de la instancia.

Es de mucha importancia establecer, que la parte demandante o apelante hace defecto por falta de concluir, y el demandado recurrido solicita el descargo puro y simple, los jueces no están obligados a examinar el fondo del recurso. Asimismo también, aun ante este tipo de decisiones, todo tribunal o corte está en la obligación de motivar la sentencia, en virtud de lo establecido en el art. 141 del C. de Pr. Civ.

La Suprema Corte de Justicia había mantenido el criterio constante, en el sentido de que las sentencia que se limitaban a pronunciar el descargo puro y simple del demandado o recurrido, no eran susceptibles de ningún recurso, en razón de que este tipo de decisiones no acogían ni rechazaban las conclusiones de las partes, ni resolvían en su dispositivo ningún punto de derecho.

Recientemente, mediante sentencia de fecha 27 de Noviembre de 2019, inédita, nuestra honorable SCJ, Salas Reunidas, decidió variar el criterio que hasta el momento había mantenido, en el sentido de que las sentencias que se limitaban a pronunciar el descargo puro y simple no eran susceptibles de ningún recurso, y a partir de esta sentencia determinó, que las sentencias dadas en ÚLTIMA INSTANCIA, que se limitan a pronunciar el descargo puro y simple de la parte recurrida, SON SUSCEPTIBLES DE LAS VÍAS DE RECURSOS CORRESPONDIENTES.

Es importante tener presente que la SCJ, con esta variación de criterio, especificó que sólo son susceptibles de ser recurridas las sentencias en ÚLTIMA INSTANCIA, dígase por ejemplo, de las cortes de apelación, del juzgado de paz que no sobrepasen la cuantía de RD$20,000,00, excepto en materia de desalojos por falta de pago, las decisiones de primera instancia cuando actúan como tribunal de apelación de una decisión del juzgado de paz, etc.

Es decir, que si se trata de una decisión de un tribunal de primer grado, la parte contra quien se dicte una sentencia de descargo puro y simple puede reintroducir su demanda, si entre la fecha en que se pronuncia el descargo y el nuevo acto de emplazamiento no se ha vencido el plazo legal para la acción de que se trata.

Por último, particularmente considero que esta variación de criterio por parte de la SCJ, se debió a que en grado de apelación, un defecto con descargo puro y simple del recurrido, constituía algo irremediable, que colocaba a la parte recurrente defectuante, en una situación bastante difícil, al éste no poder reintroducir el recurso de apelación por haber transcurrido más de 30 días entre el acto contentivo del recurso donde hizo defecto, y la audiencia donde se pronunció el mismo, máxime cuando el Tribunal Constitucional estableció que el plazo corre en su contra desde el mismo momento en que la parte recurrente toma conocimiento de la sentencia por cualquier otra vía y ejerce su derecho a ejercer el recurso, el plazo para el cómputo empieza a correr desde el momento de su ejercicio (TC/0156/15). (Ver artículo de mi autoría “DEROGACIÓN DEL PRINCIPIO “NADIE SE EXCLUYE A SÍ MISMO” POR PARTE DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DOMINICANO”)


Por: Romeo Trujillo Arias



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios