Criterios de evaluación de los DAÑOS MORALES (1 de 3)




El daño moral es aquel que incide sobre la consideración, el honor o los afectos de una persona, así como todo sentimiento interno que deviene en sufrimiento, mortificación o privación que causan un dolor a la víctima. Para los fines indemnizatorios, los daños morales pueden consistir en el sentimiento que resulta de un atentado a una persona que menoscaba su buena fama, su honor o la consideración de los demás. Asimismo, es la pena que padece una persona en razón de las lesiones físicas propias o de sus padres, hijos y cónyuge, o por la muerte de uno de éstos causada de manera voluntaria o involuntaria, PERO NO DEBIDO A LOS DAÑOS EXPERIMENTADOS POR SUS BIENES MATERIALES.

El daño moral es una noción compleja e imprecisa que se expresa en una consternación o tormento psíquico, que se traduce en angustia, preocupación o temor de no lograr alcanzar algo que se pudo obtener de no haber ocurrido el hecho por el cual se condena al tercero a reparar el perjuicio causado. Los daños morales son una cuestión subjetiva que debe ser apreciada y determinada soberanamente por el juzgador que impone la indemnización, siempre y cuando dicha imposición no sea irrazonable y desproporcionada. 

Para tal condenación no son necesarias pruebas objetivas, sobre todo en lo relativo a lo económico; basta y sobra con que la coacción tenga una relación directa con la realidad que le sirve de sustento, que en el caso que el valor que se le otorga sea el resultado de la propia realidad litigiosa o cuando esté sustentada en una situación de notoriedad, en donde la consecuencia lógica es la imposición de una indemnización, no es exigible una prueba concreta (Ver TC/0629/18).

Cuando se trata de reparación del daño moral, donde resulte difícil examinar el monto exacto del perjuicio, para la fijación de una indemnización, reiteramos que basta con que esta sea razonable. Resulta suficiente que se establezca un daño sicológico o emocional, por el que deberá ser indemnizada la víctima.


Puede dar lugar a la reparación de daños morales, por ejemplo, una difamación, la ruptura injustificada de una promesa de matrimonio, la muerte del esposo o de un pariente próximo, etc. Se ha juzgado, que el hecho de no haber recibido la recurrida el certificado de título correspondiente al inmueble por ella adquirido, le ocasiona daños morales por la intranquilidad que representa esta situación y por no haber podido ejercer los derechos que como propietaria del inmue¬ble le corresponden, al limitarle el derecho de disposición del bien inmueble. Asimismo también, el hecho de que un comprador no pueda disponer del automóvil en la forma es¬perada ya que luego de haber hecho una inversión se vio privado de su uso debido a los desperfectos que presentaba, constituyen un perjuicio moral que puede ser válidamente compensado.

Otras casuísticas de manera enunciativas que pueden dar lugar a la reparación de daños morales, es el hecho de ser expulsado en calidad de socio de un club social de forma inmerecida, por menoscabar su dignidad, reputación y buen nombre ante la sociedad, así como no poder disfrutar del nivel social y de vida a que estaba acostumbrado. Asimismo, el hecho de que un banco suministre información incorrecta a los burós de crédito sobre supuestas deudas de préstamo de una persona, sin existir dicho préstamo, sobre su supuesta morosidad en el pago de sus deudas, incumplidora de sus obligaciones económicas, siendo esto incierto, le vulnera gravemente a dicha persona su derecho al buen nombre, su buena fama, su honor, su reputación, o la debida consideración que merece de los demás, máxime si dicha información estuvo vigente en los burós de crédito por cierto tiempo. También el daño moral que resulta del descredito o menoscabo que produce en la honra personal del emisor de un cheque su impago por parte del banco, pese a tener provisión de fondos.

Continúa…


Por: Lic. Romeo Trujillo Arias
        Abogado


Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios