Inaplicación del artículo 156 del Código de Procedimiento Civil en las sentencias dadas en defecto en materia laboral

En la entrega anterior abordamos el tema de la existencia o no de la figura del defecto en materia laboral, el cual concluimos en el sentido de que en esa materia SÍ hay defecto. En el desarrollo del mismo tocamos brevemente que las disposiciones del artículo 156 del Código de Procedimiento Civil Dominicano, modificado por la Ley 845 del 15 de julio de 1978, no le eran aplicables a las decisiones dadas en defecto en materia laboral, lo cual trajo como consecuencia, que varios seguidores y lectores me hayan pedido, tratar el tema del citado art. 156 de manera un poco más amplio, obviamente, porque en el artículo anterior ese no era el contenido principal.

El citado artículo 156 del CPC, establece que: “Toda sentencia por defecto, lo mismo que toda sentencia reputada contradictoria por aplicación de la ley, será notificada por un alguacil comisionado a este efecto, sea en la sentencia, sea por un auto del presidente del tribunal que ha dictado la sentencia. La notificación deberá hacerse en los seis meses de haberse obtenido la sentencia, a falta de lo cual la sentencia se reputará como no pronunciada. Dicha notificación deberá, a pena de nulidad, hacer mención del plazo de oposición fijado por el artículo 157 o del plazo de apelación previsto en el artículo 443, según sea el caso”.

En cuanto a la comisión de un alguacil para la notificación de la sentencia rendida en defecto, debemos de establecer que la misma tiene por finalidad asegurar que las decisiones lleguen a conocimiento de la parte que haya hecho defecto. La omisión del nombramiento de un alguacil comisionado es una irregularidad de forma, lo que implica que la persona supuestamente afectada debe probar que la misma le causó algún agravio, máxime si la sentencia finalmente llegó al conocimiento del destinatario. (Ver arts. 35 al 38 de la Ley 834 del 15 de julio de 1978).

Con relación a la perención de la sentencia por la no notificación en los seis meses de haberse obtenido, la misma tiene por finalidad conjurar la existencia indefinida de disposiciones judiciales desconocidas por el defectuante, cuyas posibilidades probatorias para sustentar su defensa o sus pretensiones podrían debilitarse o desaparecer con el paso del tiempo, por lo que dicho artículo nunca es aplicable cuando las partes comparecen e intervienen fallos contradictorios.

En cuanto a la mención del plazo de oposición o de apelación, exigida por el mentado art. 156, sólo se aplica a las sentencias en defecto o reputadas contradictorias por la ley, y no a las sentencias dictadas contradictoriamente.

La Suprema Corte de Justicia, estableció en un caso en materia civil, que entendemos que es de suma importancia que: “El acto de notificación de la sentencia que contiene una indicación del plazo no aplicable, o la mención de dos plazos, tiende a confundir al receptor del acto respecto del recurso que debe interponer y, por consiguiente, no cumple con las disposiciones del art. 156 del C. Pr. Civ”. No. 22, Pr., Abr. 2002, B. J. 1097.

Existen otras materias en la cuales son inaplicables las disposiciones del citado artículo 156, como son: 1.-) En materia penal, ya que en ésta no constituye una formalidad comisionar a un alguacil específico para notificar una sentencia rendida en defecto; y 2.-) Tampoco son aplicables a las notificaciones referentes a la liquidación de gastos y honorarios.

Ya habíamos establecido en la entrega anterior, que todas las sentencias en materia de trabajo se reputan contradictorias (art. 540 CT), y en base a esa disposición nuestra honorable SCJ, ha mantenido el criterio de manera constante, en el sentido de que las disposiciones del art. 156 del C.Pr.Civ., que obligan a la parte que resulta beneficiada con una decisión en defecto a notificarla en el término de seis meses, so pena de perención de la sentencia, SON INAPLICABLES en materia laboral (No. 26, Ter., Abr. 2005, B.J.1133), asimismo, ese alto tribunal de justicia tuvo también la oportunidad de establecer que en materia laboral, la notificación de la sentencia en defecto que carece de la mención del plazo para apelar es válida, ya que en esa materia las sentencias se reputan contradictorias, no aplicándose las disposiciones del art. 156 de la Ley 845. (No. 2, Ter., Mar., 1998, B.J. 1048; No. 59, Ter. Oct. 1998, B.J. 1055).Ciertamente, el artículo 156 establece: (…) lo mismo que toda sentencia reputada contradictoria por aplicación de la ley, (…), y el artículo 540 CT, establece: “Se reputa contradictoria toda sentencia dictada por un tribunal de trabajo”, de la lectura de ambos textos podría deducirse que las sentencias en defecto en materia laboral, deberían de cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 156 del CPC., dígase: a) alguacil comisionado; b) ser notificada dentro de los seis meses; y c) mención del plazo para recurrirla.

Ahora bien, recordemos que la SCJ, cuando actúa como Corte de Casación, es el instrumento y la garantía de la unidad de interpretación de la Ley en todo el país.

Nuestro Código Civil, dispone en su artículo 4, "El Juez que rehúsa juzgar pretextando silencio, oscuridad o insuficiencia de la Ley, podrá ser perseguido como culpable de denegación de justicia"; en tal sentido, corresponde a nuestros Tribunales, el papel de interpretación de las Leyes. Para controlar cualquier disparidad de criterios respecto a la interpretación de la ley, está la Suprema Corte de Justicia, la cual aunque no tiene en principio facultad de imponer sus criterios a los Tribunales inferiores, mantiene sin embargo, la unidad de interpretación, mediante los fallos que producen en vista de los recursos de Casación que las partes interponen, y por último, debemos aclarar que en nuestro derecho existe en principio, independencia jurisdiccional, es decir, independencia de interpretar la Ley de parte de los demás Tribunales.


Por: Lic. Romeo Trujillo Arias



Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios