¿Existe o no DEFECTO en materia LABORAL?

¿Existe o no DEFECTO en materia LABORAL?



Al tenor del artículo 502 del Código de Trabajo (CT), en materia laboral no es necesario estar representado por ministerio de abogado (salvo en casación), en razón de que es opcional actuar por sí mismo o por mandatario, dicho mandato colide con artículo 93 de la Ley 3-19 que crea el Colegio de Abogados de la República Dominicana, establece que: “Toda persona física o moral, para ostentar representación en justicia, deberá hacerlo mediante constitución de abogado”.

En esta materia existe la fase de conciliación obligatoria a todas las demandas laborales (art. 508 y ss.), excepto en los casos de calificación de huelgas, paros y ejecuciones de las sentencias, y la fase de la producción y discusión de las pruebas (art. 525 y ss.). En la fase de conciliación no se deben discutir y estatuir sobre ninguna excepción, medio de inadmisión o conclusiones al fondo, lo que significa que la misma finaliza con un acta de acuerdo, de no acuerdo, de no comparecencia de una de las partes o con el archivo del expediente cuando no comparezcan ambas partes a la conciliación, por presumirse que entre las partes se ha producido un acuerdo, cuya presunción es juris tantum, lo que significa que cualquiera de las partes puede activar el expediente promoviendo la demanda o una nueva fijación de audiencia, basta con demostrar que el objeto se mantiene, no obstante el acta que ordena que el expediente haya sido definitivamente archivado.

Cuando una parte no comparece a la audiencia de conciliación, no obstante estar debidamente citada, de hecho ha ocurrido un defecto, pero la parte contraria no puede sacar conclusiones de esa no comparecencia, lo único que puede hacer el juez es levantar el acta de no comparecencia y esto equivale a un acta de no acuerdo. El juez no puede permitir bajo ninguna circunstancia, que la parte que haya comparecido concluya al fondo.

Entendemos de mucha importancia resaltar, que el procedimiento de conciliación por ante la Corte de Trabajo difiere al del Juzgado de Trabajo, en el sentido de que la tentativa de conciliación se lleva a cabo en la misma audiencia de la presentación de las pruebas, no siendo necesario después de agotado el preliminar de conciliación fijar una nueva audiencia de prueba y fondo.

Luego viene la Audiencia de producción y discusión de las pruebas. En esta audiencia es donde se va a discutir la demanda y no solamente la demanda que se ha entablado sino las eventuales demandas reconvencionales que pueden producirse como consecuencia de la demanda anterior. Esta es la audiencia de Juicio. Donde se va a discutir el caso.

En la práctica, he notado que los jueces se rehúsan, quizás por no ser de su “agrado”, o por las razones que fueren, a pronunciar el defecto por la no comparecencia de una de las partes a la audiencia de producción y discusión de las pruebas, no obstante haber sido pedido por la parte que sí compareció, deciden optar por pronunciar o levantar acta de no comparecencia, lo cual es exclusivo de la fase de conciliación.

Entonces surge la interrogante: ¿existe o no el defecto en la audiencia de producción y discusión de las pruebas?.

Particularmente me inclino por la afirmativa.

Si bien es cierto que todas las sentencias en materia de trabajo se reputan contradictorias (art. 540 CT), y que la falta de comparecencia de una de las dos partes a la audiencia de producción y discusión de las pruebas no suspende el procedimiento (art. 532 CT), esto no significa en modo alguno que no haya defecto. Lo que no puede haber, a diferencia de la materia civil ordinaria, es el descargo puro y simple, lo que significa que debe conocerse del fondo del asunto aun frente al defecto del demandante o apelante, en virtud del papel activo que le corresponde al juez de trabajo y que en estos casos debe ordenar medidas de instrucción para la sustanciación del proceso, y al principio de la materialidad de la verdad, según el cual, en el proceso laboral debe prevalecer el fondo sobre la forma. Asimismo, al reputarse contradictorias, no es necesario que en la notificación de la sentencia en defecto se haga mención del plazo para apelar, tampoco notificarla en el término de seis meses, so pena de perención de la sentencia, ya que no le son aplicables las disposiciones del Art. 156 de la Ley 845.

En conclusión, si bien es cierto, y para no generalizar, que la gran mayoría de los jueces y juezas laborales se repudian pronunciar el defecto en contra de aquél que no comparece o que no presenta conclusiones, no menos cierto es que nuestra Suprema Corte de Justicia, reconoció que en esta materia SÍ hay defecto, no obstante reputarse contradictorias las sentencias laborales, y de que no exista el recurso de oposición, por lo que en modo alguno impide al Tribunal pronunciar el defecto. No. 33, Ter., Jul. 2007, B.J. 1160

Por: Lic. Romeo Trujillo Arias


 Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios