VIOLÓ A SU HIJA, lo admite PORQUE QUIERE IR A LA CÁRCEL, no tiene dinero y está solo

Londres, Inglaterra.- Una mujer que fue violada por su propio padre reveló que se declaró culpable porque temía estar solo y preferiría ir a prisión que morir solo.
Alex Mimer, de 21 años, originaria de Londres, tenía siete años cuando su padre, Sydney Mimer, comenzó a abusar de ella. Incluso llegó a violarla en su camioneta durante un viaje de trabajo.
El 21 de julio de 2017, fue acusado de numerosos delitos sexuales contra su hija, incluida la violación, pero lo negó. Sin embargo, tres días después de su juicio admitió todo lo ocurrido.
Cuando en su declaración ante el jurado Sydney, que entonces tenía 69 años, admitió que tenía miedo de morir solo, Alex se dio cuenta de que su padre era tan “calculador” que se había declarado culpable no por arrepentimiento, sino porque quería ir a prisión para morir acompañado.
Ahora, Alex ha renunciado a su derecho al anonimato en un intento por hablar y ayudar a otros que sufren situaciones similares, que han sido víctimas de abusos sexuales.
“Me alegro de que él esté donde pertenece”, dijo. “Destruyó mi infancia, su abuso me ha afectado desde entonces. Pero me alegro de haber encontrado el coraje para hablar, en lugar de esconderme”, explicó Alex según cuenta el Daily Mail.
“Todavía lucho con problemas de salud mental, pero los días buenos comienzan a superar a los malos y finalmente encontré la felicidad con mi prometido”.
El padre de Alex tenía 50 años cuando ella nació, su madre era mucho más joven que él, tenía 32 años. Ella era la que tenía la energía para jugar con Alex después de su trabajo como asistente de enseñanza.
“Papá no me hacía mucho caso, no jugaba como otros padres”, explicó. “Conducía una camioneta y generalmente volvía a casa, abría una cerveza y se desplomaba en el sofá con su PlayStation. De vez en cuando me sentaba sobre sus rodillas y lo admiraba, después de todo, él era mi padre. Pero en las fotos de mi infancia con él, nunca estaba sonriendo”, recuerda Alex.
Un día, jugaba con la consola y el mando vibró. Alex recuerda que su padre, de repente, lo sostuvo contra su entrepierna”.
‘Tenía una sonrisa extraña en su rostro y me preguntó cómo se sentía. Estaba confundida y le dije que no estaba segura, y luego continuó con su juego “, contó al mencionado medio.
Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que Sydney volviera a abusar de ella. La próxima vez que la madre de Alex salió, bajó las manos por las bragas y la tocó.
“Él se bajaba los pantalones y los pantalones y me hacía tocarlo también, diciéndome, a través de su viejo aliento de cigarrillo, que no se lo dijera a nadie”, explicó. “Siempre decía que era” nuestro pequeño secreto “.
Su madre no sabía lo que sucedía, pero discutían mucho. Por eso, una mañana, cuando Alex había cumplido diez años, la despertó y le dijo que se estaban mudando. Antes de que ella se diera cuenta, estaban en un piso nuevo, viviendo sin su padre.
Alex no entendía el daño que su padre le había hecho, pero sentía una sensación cada vez mayor de pérdida de control. Y cuando tenía 12 años, aprendió a través de la educación sexual en la escuela, el verdadero horror de todo lo que le había sucedido.
“La vergüenza y la ira se acumularon dentro de mí”, explicó Alex. ‘Pero en lugar de decírselo a nadie, me aislé’.
Su actitud cambió por completo, incluso comenzó a rendir poco en la escuela y nadie podía explicar por qué. Luego llegaron las autolesiones y la lucha constante por superar lo ocurrido, además de mantener el secreto.
Pero un día se vino abajo en la  boda de un amigo de la familia y se lo contó a su madre.
Más de dos años después del juicio, Alex admite que no ha sido fácil. Todavía sufre pesadillas,  malos días y tiene cicatrices físicas, además de las secuelas mentales. 
Pero debido a su enorme valentía, ha reconstruido su vida, mudándose de la ciudad a su lugar favorito, West Wales, donde ahora trabaja en un banco y actualmente está planeando su boda con su prometido, Owain,
“Nunca pensé que encontraría la felicidad, y no creo que lo hubiera hecho si no hubiera hablado sobre lo que me sucedió. Tenía que sacarlo.
No tuve una infancia, pero mi padre no me quitará el futuro. Estoy decidida a aprovechar al máximo mi vida con Owain. Contando mi historia espero ayudar a otros que hayan pasado por situaciones similares y mostrarles que hay vida después del abuso.
Fuente: El Diario

Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

 Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios