Concho primo en la era digital

Hoy no hablare de derecho o teoría filosóficas en un país de luto mental, emocional y económico solo hablare como un Dominicano pensante
 y que tiene sentido común.  Sin pretender ser Thomas Paine, El sentido común fue un ensayo escrito por Thomas Paine. Se publicó por primera vez el 10 de enero de 1776, durante la revolución americana.

El ensayo ejerció una gran influencia sobre la opinión pública durante la guerra de independencia estadounidense, presentando una argumentación contra el dominio británico en un momento en que la cuestión independentista provocaba todavía suspicacias e indecisión en gran parte de los colonos. Paine redactó el folleto en un estilo sencillo para que la gente pudiera entenderlo sin dificultad, renunciando al lenguaje filosófico y al latín, muy utilizados por los escritores de la Ilustración. Paine estructuró la obra como si se tratara de un sermón apoyándose en la Biblia para convencer al lector.​Conectó la independencia con la generalizada fe protestante y su sustrato disidente para presentarla como una identidad política americana inconfundible. El historiador Gordon S. Wood describió El sentido común como "el folleto más incendiario y popular que se publicó durante la etapa revolucionaria.

El ensayo afirmaba que las colonias norteamericanas no obtenían ninguna compensación de su metrópoli, cuyo único propósito era explotar sus riquezas, y que cualquier análisis sensato concluiría con la necesidad de obtener la independencia del dominio británico y establecer un gobierno republicano propio.

Los políticos del gobierno son las únicas personas que les parece que todo está bien  perdieron el sentido común, solo hay que salir a la calle y ver el estrés y miedo a la violencia, inseguridad y el pánico que la gente vive, el miedo de perder  su vida. Pero además la gente  traba para nada no hay salud, educación sistema educativo esta por el suelo con la mediciones  internacionales. Señores, la gente no tiene sueldos que permitan alcázar la canasta familiar, no hay servicios ni hay un mínimo existencial de ingresos para nadie y  dicen que estamos bien. La justicia secuestrada dice el episcopado dominicano y no hay forma de refutar eso y estamos bien.

La DGII cobra impuesto a profesionales independientes, negocios hasta anticipo y todo está bien. Recuerdo los cuentos del tiempo de concho primo  que me hacia mi padre que a su vez le hacia su abuelo y después rememora célebremente José miguel soto Jiménez tiempos de concho primo. Volvimos al concho  pero un concho primo digital donde el caudillismo se pone de manifiesto sin escrúpulos ni vergüenza, se pedio el pudor y el respeto por el poder.

Por: Francisco Agripino Luciano Perdomo
Abogado/Conferencista



Síguenos en: noticiasdesdebarahona.com

Comparte esta noticia en las redes sociales:

Publicar un comentario

0 Comentarios