Mi opinión (esto no es un relajo)


Opinión.- Esta mañana mientras conducía hacia mi trabajo, estaba escuchando el programa noticioso que como de costumbre escucho a diario, en el cómo ya es común, comentaban otro femenicidio. Quedé en shock. No solo porque me sorprendió el suceso, sino porque me surgieron varías preguntas:

¿Será que nos estamos acostumbrando a los femenicidios?

¿Cómo una mujer debe actuar para no despertar ese monstruo?

¿Somos las culpables? 

¿Qué no estamos volviendo? 

¿Qué estamos haciendo como sociedad?

¿No podemos dejarle todo a las autoridades?


Una mujer porque se vista sexy, sea independiente, decida con quien estar, cuando y donde, decir no quiero, porque no me gustas, porque no me da la gana, no le da motivos a ningún hijos de su madre de hacer de ella lo que le plazca, tratarla como un trapo viejo.


Esto pasó de ser un problema a un conflicto nacional grave, que si no se toman las medidas pertinentes rápido acabaremos peor que muchos países con una población el triple que la de nosotros.


Pero ni somos las culpables por ser una misma, por no dejarse maltratar de ningún hombre, decir hasta aquí llegó esto.
  

No estamos viendo que todo inicia desde cómo te habla, cómo te mira, la manera de tocar tu cuerpo. Desde que te dice esa amiga no la quiero ver contigo, no te pones esa blusa, no trabajas. Todo es una alerta.


Crear políticas públicas para frenar este conflicto, como sociedad debemos de realizar cambios desde el hogar, las escuelas, los sectores, barrios, que llegue el mensaje a todos.


Mujeres  somos capaces dar vida!! Que más quieres para que te des cuenta que puedes sola con tus hijos, con tu universidad, contigo!! 

Cómo abogada, madre, amiga, hija, y sobre todo mujer, el título que mejor llevo, te digo a ti, que nadie apague tu luz. Eres importante para todos, pero piensa en ti, piensa que no te puedes permitir ser una más de la lista negra.  

Hombres ustedes son hijos, hermanos, padres, amigos de muchas mujeres por favor ya basta de maltratados, violaciones, femenicidios, etc. No somos de su propiedad, tenemos vida propia.

Madres eduquen a sus hijos e hijas enseñándoles el respeto, el respeto hacia los demás, que todos somos iguales ante Dios, que las parejas no son una propiedad que se compró en el mercado, empecemos a cambiar desde casa 

Basta esto no es un relajo #nosoyunapropiedad



Por: Gina Massiel Matos Cornielle
Abogada



Comparte esta noticia en las redes sociales: 

Publicar un comentario

0 Comentarios