¿QUÉ PERSUADE A LOS JUECES? APUNTES DE LO QUE DICE LA CIENCIA




Opinión.- Los apuntes que verás a continuación están basados en el libro Legal Persuasion: A Rhetorical Approach to the Science (escrito por Linda L. Berger y Kathryn M. Stanchi, 2018). El objetivo de las autoras del libro es construir un enfoque sobre la ciencia de la persuasión en contextos judiciales. Pese a su brevedad y que no profundiza en la práctica de algunos de los temas que toca, creo que es un buen punto de partida para aprender sobre persuasión en contextos jurídicos.
Pese a la diversidad de auditorios judiciales, hay características básicas que son comunes a todos ellos. Asimismo, aunque las investigaciones en las que se basa el libro son, sobre todo, con respecto a los jueces estadounidenses, gran parte de sus conclusiones pueden trasladarse a los jueces de países hispanohablantes. En esta entrada hablaremos sobre esas características universales que, por tanto, son trasladables a nuestros jueces. Veamos.
1- ¿Qué dicen los jueces que los persuade?
Los estudios (Robbins, 2002; Aldisert, 2003; Voros, 2011) muestran que los jueces quieren:
·         Que los abogados vayan al punto rápidamente. Que no se vayan por las ramas.
·         Que los abogados usen un estilo de estructuración de sus escritos convencionales y probados (por ejemplo, esquemas de interpretación normativa, argumentos silogísticos o en modus ponens, etc.).
·         Quieren que los abogados sean honestos y directos al oponerse a los adversarios o sus argumentos.
·         Además, los jueces tienden a negar que sean influenciados política o emocionalmente en sus decisiones (Edwards, 1985; Scalia y Garner, 2008).
2- ¿Qué dice la ciencia sobre lo que persuade a los jueces?
·         Pese a lo que creen los jueces que los persuade, se ha mostrado que, como la mayoría de las personas, tienden a construir historias y estructuras narrativas para darle sentido a lo que les han dicho las partes.
·         Por lo general, las personas son más susceptibles de ser persuadidas cuando son confrontadas con material que les resulta familiar y que cumple con sus expectativas en el contexto de la situación. Los jueces no son distintos.
·         Ese proceso es en parte inconsciente: el conocimiento implícito y la experiencia del juez afectan sus percepciones e impresiones, y éstas, a su vez, se van sumando en un todo coherente y cohesivo. (Berger, 2013; Pennington y Hastie, 1991).
·         Los modelos actuales que estudian la decisión judicial la ven como multidimensional: hay motivaciones legales, emocionales, políticas, experienciales y pragmáticas.
·         Además, muchas veces, en las decisiones también pueden ser (en todo o en parte) estratégicas: por ejemplo, el juez piensa en cómo convencer a los otros jueces del órgano colegiado, o decide pensando en lo que pudiera decidir posteriormente el juez superior, incluso puede tomar en cuenta las consecuencias ante la opinión pública. (Baum, 2008; Robbennolt, 2005)
3- ¿Qué sucede en las decisiones judiciales complejas?
·     Aunque múltiples y diversas motivaciones pueden influir en la toma de decisiones judiciales, es probable que los jueces consideren seriamente solo algunos de esos factores. (Simon y Scurich, 2013). En otras palabras, en sus decisiones, los jueces tienden a convertir problemas complejos en problemas simples (Simon and Scurich, 2013).
·         A medida que el juez construye activamente modelos mentales de la situación, sus percepciones sobre las evidencias cambian.
·         Frecuentemente, el razonamiento del juez tiende hacia un relato en particular, y eso altera su visión de los materiales legales de apoyo, lo que, a su vez, lo acerca a tomar la que parece ser la decisión más coherente. De allí comienza a ver la versión elegida como más claramente apoyada por los materiales legales, lo que conduce a una alteración adicional de su visión de los materiales legales, y así sucesivamente.
El resultado final es que lo que una vez fue visto como un caso complejo se convierte en una decisión directa y aparentemente “fácil”, que no parece motivada por la inclinación política o los sentimientos personales del juez, sino motivada (así lo cree el juez) por los hechos, las normas y la autoridad. (Simon 1998).
En resumen: recomendaciones para abogados
·         Organicen sus escritos y discursos de manera lógica, que el juez note que hay una estructura, que hay organización. Al respecto, es fundamental aprender a usar esquemas argumentativos.
·         Sean respetuosos y honestos con el rival. El juez los tendrá en alta estima y aumentará su poder de convicción.
·         Construyan historias y argumentos que el juez pueda seguir y que asocie con cosas que le parezcan familiares. Saber construir mensajes pegajosos, especialmente simples y concretos será de gran ayuda.
·         Un arma persuasiva fundamental es dejar que el otro saque sus “propias” conclusiones. Aunque estructuren sus argumentos, en muchos casos es preferible sugerir lo que se pretende concluir, dejando que sea el juez el que lleve a cabo el proceso de inferencia.

Por: Luis A. Malavé Naime. Profesor y fundador de la Academia de Argumentación y Derecho.

Comparte esta noticia en las redes sociales: 

Publicar un comentario

0 Comentarios